Inversa

No se preocupen; la imagen de arriba es sólo la imagen especular (o invertida) de una célebre frase que en cierta manera da contexto a la idea original de esta cata.

Normalmente cuando se hace una cata, los pasos, condiciones, hábitos… están completamente estandarizados; de tal manera que aunque sea de manera inconsciente, las experiencias de la primera parte de la cata influyen en las posteriores opiniones, expectativas y percepciones.

Aunque no sea el leiv motiv de esta cata, no está de más recordar unas mínimas nociones de los pasos a los que me estoy refiriendo.

Cata

Condiciones de la cata

  • una ubicación tranquila, sin ruidos molestos o sonidos que puedan distraernos.
  • sin influencia de olores extraños
  • una iluminación que permita ver, pero que no altere las condiciones de lo que vamos a analizar.
  • Se recomienda que haya sitios donde poder sentarse y un lugar donde poder posar nuestras copas.
  • Es recomendable que haya elementos que permitan contrastar claramente la coloración, brillo, limpidez… de los vinos.
  • Un material adecuado (vasos, decantadores, botelleros aclimatados…)

Condiciones del catador

En este caso, y voy a basarme exclusivamente en mi criterio, un catador necesita una buena disposición, ganas de disfrutar y aprender, un “espíritu valiente” (me quiero referir al hecho de que no se puede tener miedo a expresarse; pues cuando interiorizamos una sensación, lo que cada uno percibe es distinto, y esta muy influido por su experiencia previa), mantenerse lo más alejado posible de prejuicios, una actitud crítica y valorativa…

Proceso de la cata (omito la detección de defectos que está presente en todo el proceso)

Se comienza “siempre” por la fase visual, aquí observamos:

  • Color y características del color
    • Tinto, blanco, rosado, “clarete”, o especificidades de los espumosos.
    • Intensidad y gama del color
    • Limpidez o turbidez
    • Brillo

Pasamos luego a la fase olfativa

  • Dos subfases; a copa parada y tras agitar.
  • Aquí detectamos generalmente las sustancias más volátiles; que nos “recordarán” a:
    • Flores
    • Frutos de distinto tipo
    • Verduras
    • Sustancias acrílicas
    • Especias

Y por último en la fase gustativa

  • Combinaremos tres sentidos (gusto, olfato y tacto), para determinar propiedades como: picante, untoso, astringente, sabroso, olores “profundos” provenientes de la retronasal, acidez, sensación de salado, dulces y amargos… y con toda esta información podremos determinar si aquello que catamos posee virtudes que nos agradan, tiene matices que destacan (favorable o desfavorablemente)…

 La cata invertida en sí

Volviendo ahora sí a la cata invertida; la idea era realizar dicha cata de tal manera que aquellos que iban a realizarla empezasen sólo por la fase gustativa, siendo para ello necesario limitarles las vías olfativa y visual, pasasen a una segunda fase en que entrase en juego la conjunción de los sentido del gusto+olfato, para terminar la cata en la fase visual.

En teoría, se empezaría usando unas pinzas nasales (similares a las usadas por los nadadores) y unos vasos plásticos con sus respectivas tapas(los utilizados habitualmente en bebidas para llevar) o unos antifaces; y poco a poco ir retirando los elementos hasta llegar a una situación habitual.

Como en sí esto sólo supone el continente de la cata, necesitaba plantear algo para el contenido, y decidí hacer algo bastante normal, económico (la parafernalia podía no ser barata), y que pudiese resultar “cómodo” y “confortable” para los catadores; así que establecí una serie de premisas:

  • Todos debían ser vinos tintos y de guarda.
  • Cada vino debía pertenecer a una Denominación de Origen distinta dentro de las DO de España; e intentaría buscar vinos que fuesen cercanos (geográfica y gustativamente).
  • Por propio criterio el vino de DOCa Rioja tenía que ser de Aldeanueva de Ebro (lugar que emblemáticamente da inicio a las vendimias dentro de esta Denominación).
  • Por ser Tempranillo y Garnacha las variedades típicas de Rioja, los vinos a catar también debían elaborarse con estas variedades.
  • En consideración con “el Boss”, era necesario que uno de los vinos perteneciese a la empresa que mayor volumen de vino mueve en toda España (al menos) y que curiosamente y siguiendo con el marketing de la misma, lo indica en cada botella.
  • El montante final de los vinos no podía exceder (al menos en principio) los 20€.
  • Debían ser vinos que fuese fácil de localizar en el lineal de una superficie comercial.

 Así que al final, los vinos elegidos fueron:

1. Hypatia
 img_20160219_193056-1 Vino Tinto Crianza
Año 2010
Grado alcohólico: 13º
Variedades: Tempranillo y garnacha
Bodega: Comportillo
Localidad y provincia: Fitero (Navarra)
D.O Navarra
Precio: 2’35 €

Notas de cata: Cuerpo razonable, tanino algo agresivo, olores herbáceos y de monte bajo

2. Condado de Tedeón
 img_20160219_193322-1 Vino Tinto Crianza
Año 2011
Grado alcohólico: 13’5º
Variedades: Tempranillo (Tinta del país)
Bodega: Altos de Ontañon
Localidad y provincia: Fuentecén (Burgos)
D.O Ribera del Duero
Precio: 6’50 €

Notas de cata: Ligera astringencia, poco tanino, baja acidez, recuerdos herbáceos, florales y de frutos del bosque

3. Señorío de los Llanos
 Llanos Vino Tinto Crianza (el volumen es de 1 l)
Año 2012
Grado alcohólico: 12’5º
Variedades: Tempranillo
Bodega: (pertenece al grupo García Carrión)
Localidad y provincia:
D.O. Valdepeñas
Precio: 2’50 €

Notas de cata: Largo en boca y ligera acidez, notas persistentes de vainilla y madera-torrefacto. Algo falto de color en copa.

4. Monte Ducay
 Ducay Vino Tinto Crianza
Año 2012
Grado alcohólico: 13º
Variedades: Merlot, Syrah y Garnacha
Bodega: San Valero S. Coop.
Localidad y provincia: Cariñena (Zaragoza)
D.O. Cariñena
Precio: 1’85 €

Notas de cata: Bastante equilibrado, buen cuerpo, olores a compota y frutas del bosque muy maduras. Considerado el vino con más brillo.

5. Fidencio
 img_20160219_193200-1 Vino Tinto Crianza
Año 2012
Grado alcohólico: 13’5º
Variedades: Tempranillo
Bodega: Virgen de las Viñas
Localidad y provincia: Tomelloso (Ciudad Real)
D.O. La Mancha
Precio: 1’29 €

Falta de equilibrio en el cuerpo y en el tanino, sensación verdosa; olores a café, incienso y la familia de los balsámicos. Un tono un tanto apagado.

6. Arteso
 Arteso Vino Tinto Crianza
Año 2011
Grado alcohólico: 11º
Variedades: Tempranillo y garnacha
Bodega:
Localidad y provincia: Aldeanueva de Ebro (La Rioja)
D.O.Ca. La Rioja
Precio: 4’50 €

Gusto complejo, redondeado y con muchas especias, sincero en nariz.

 Y toda esta amalgama de aspectos, datos, información de Denominaciones… recopiladas en una pequeña presentación.

Tras la cata; las puntuaciones fueron:

Inversa puntuación

Lo que nos lleva a estos resultados y sus conclusiones (entiéndanse que es un muestreo de perfil bajo):

Inversa resultados

  • La puntuación del vino 4 fue casi la máxima posible.
  • A pesar del escaso número de muestreo, el criterio del  conjunto de los catadores fue bastante homogéneo.
  • Parece demostrado que cuanto más cercano nos es un vino, mayor tendencia existe a valorarlo positivamente.
  • Y que en general, los prejuicios previos a una cata pueden quedar acallados si nombres, marcas, orígenes… quedan fuera de nuestros sentidos; siendo así más satisfactorio disfrutar con compañeros y amigos de un rato de compartir opiniones y catar vino.

Espero que este post le ha resultado interesante; si desea conocer más información de alguna cata específica de las D.O. aquí citada le convido a visitar:

Y una cata que incluye algunos de los vinos aqui indicados, realizada por otro grupo independiente (lo que indica que no somos los únicos que presentan esta inquietud).

 

A %d blogueros les gusta esto: