cata geografica

El vino blanco de Betanzos, también conocido como el blanco legítimo, es una de las 4 Indicaciones Geográficas Protegidas de vinos de Galicia.

la clave del vino de Betanzos está en el ‘branco lexítimo’, que es la uva autóctona por antonomasia de Betanzos.

LOCALIZACION: Como en cualquier denominación o indicación protegida la zona de cultivo es fundamental, en este caso estamos hablando de municipios de la provincia de A Coruña próximos a Betanzos, por supuesto incluido éste: Bergondo, Coirós, Miño y Paderne, y parte de otros: Abegondo, Oza dos ríos y Sada. Zona conocida por su vinculación al mar.

CLIMA: El clima de la zona se caracteriza por ser mediterráneo marítimo con trazas de continental húmedo, con temperaturas medias anuales moderadas (próximas a 14 pc) proporcionando un desarrollo vegetativo uniforme.

La moderación en las temperaturas nocturnas, originan una escasa combustión por respiración nocturna, lo que proporciona una buena retención de componentes aromáticos y antociánicos y potencial aromático intenso.

SUPERFICIE CULTIVADA: 6 Ha

VARIEDADES PRINCIPALES: variedades recomendadas y aceptadas:

Recomendadas (deben sumar al menos un 60%):

  • Blancas: Branco lexítimo (Albarín Blanco), Agudelo (Chenin Blanc), Godello
  • Tintas: Mencía, Brancellao y Merenzao

Autorizadas:

  • Blancas: Palomino (jerez)
  • Tintas: Gran negro y garnacha tintureira.

TIPOS DE VINOS: Los vinos resultantes son de graduación moderada, los blancos color amarillo pálido, ligeramente ácidos y con aromas a fruta. El color de los tintos es de intensidad media rojo – cereza, con sabores suaves y estructura media con paso suave y ligeramente tánico. También vinos monovarietales.

BODEGAS MAS REPRESENTATIVAS: En la IGP Terra de Betanzos encontramos iniciativas muy interesantes, como es la “Conexión Mandeo”, en la que cinco jóvenes viticultores se unen para promocionar el branco lexítimo. O productores con más experiencia como Lorenzo Bescansa. Otras bodegas son Casa Beades, Quinta val de sonheiro, Bodegas Rilo o Viña Ártabra

OTRAS CURIIOSIDADES: El número de horas de luz es uno de los factores limitantes para el cultivo de la vid en esta área geográfica, condicionando de esta manera las graduaciones alcohólicas y ocasionando valores altos de acidez.

CONEXIÓN MANDEO ALICERCE (2018)
vino blanco
80% Branco Lexítimo, 10% Godello, 10% Agudello

El vino elegido es un blanco de una pequeña bodega llamada CONEXION MANDEO. Cinco viticultores se juntaron para recuperar viñas abandonadas, y las están recuperando con la variedad más tradicional de la zona, el blanco legítimo, que es una casta practicamente exclusiva en esta comarca, y fue la pasión por ella, precisamente, la que los juntó en este proyecto.

Son 5 emprendedores que crearon Conexión Mandeo con el propósito de recuperar antiguas fincas de viñedos, cultivar vides y crear un nuevo vino.

Exaltan la calidad de una variedade ancestral cuyas primeras cepas aparecieron en Paderne.
El blanco legítimo tiene un potencial importante en la elaboración de vinos secos, debido a su acidez, vale también para hacer vinos espumosos y en años en los que el otoño sea seco, hay la posibilidad de hacer vino dulce, vinos de vendimia tardía. Y una variedad muy versátil.

Seleccionan una parte de la cosecha para fermentar en barrica de madera y otra parte en depósitos de acero, luego ensamblan esas dos partidas y siguen con la crianza durante caso un año para darle más recorrido al vino. Y después aunque dejan en crianza en botella para que el vino aguante más tiempo en el mercado (4 o 5 años). Así elaboran su vino bandera o “Alicerce” un monovarietal de blanco legítimo con un pequeño toque de Agudelo y de Godello.

NOTA DE CATA

Este vino lo encontramos en una botella tipo Rin que está vestida con una vistosa etiqueta de diseño moderno. Al abrirla se observa que el corcho ha conservado un cierre correcto.

Fase visual: un color amarillo pálido. Limpio y brillante. Fina lágrima en su deslizamiento por la copa.

 Fase olfativa:  frescos cítricos y herbáceos que evoluciona a flores blancas, todas ellas con frescura.

Fase gustativa: fresco, con carga frutal, equilibrado, con una acidez y suavidad al mismo tiempo que invita beber. Muy grato y fresco paso de boca, se aprecia un final salino y amargo. Es un vino largo. 

En resumen, es un blanco con una nariz de alta intensidad y sutileza y boca con armonía, equilibrada por una agradable acidez que invita a repetir.