Portapapeles-1

El miedo a los exámenes del primer trimestre ha hecho que nadie se lanzase a preparar la cata de este viernes, no obstante Alejandro ha descubierto la bodega secreta de su padre y en una noche tipo Pepe Carvallo, se lió a abrir botellas  de vino de la década de los 80, comprobando que muchas de ellas se encontraban en muy buen estado, por lo que nos propuso abrir unas cuantas más. A estas, se sumaron varias más del resto de compañeros y así preparamos nuestra particular expedición al pasado.

Portapapeles-2

Inicialmente para ir haciendo boca, realizamos una cata con 5 botellas del año 1985:

IMG_20141205_194305Viña Tondonia Reserva 1985

Se valoró de aroma punzante, marcada acidez y cuerpo escaso.

 

 

 

 

 

 

 

foto asociadaRioja Bordon Reserva 1985

se encontraron aromas a patata y pimientos asados, en boca destaco su cuerpo, su volumen y su equilibrio.

 

 

 

 

 

 

 

IMG_20141205_192414Viña Zaco Reserva 1985

Aromas a tierra húmeda, en boca resultó algo picante y metálico.

 

 

 

 

 

 

 

IMG_20141205_185228Viña Olagosa Reserva 1985

Conservaba el mejor color de toda la cata, aromas a tabaco y café. En boca mantenía cuerpo y acidez, resultando el más completo de todos ellos.

 

 

 

 

 

 

 

IMG_20141205_192936Cincel Gran Reserva 1985

Muy buen color, cerrado en nariz, mantenía cuerpo y acidez, mostrándose muy largo.

 

 

 

 

 

 

 

Tras catarlos obtuvimos las siguientes puntuaciones:

VINO BODEGAS AÑO CATEGORIA % Vol. Total Puntos Puntuación
1 Viña Tondonia López Heredia 1985 Reserva 12 29 1,90
2 Rioja Bordón Franco Españolas 1985 Reserva 12,5 51 3,40
3 Viña Zaco Bilbainas 1985 Reserva 11,5 42 2,80
4 Viña Olagosa Perica 1985 Reserva 12,5 63 4,20
5 Cincel Virgen del Valle 1985 Gran Reserva 12,5 41 2,70
 *Los vinos fueron puntuados de 1 a 5, sin repetir puntuación.
* La puntuación obtenida es la resultante de dividir la suma de las puntuaciones de cada uno de los vinos por el número de catadores participantes.

Resulta una curiosidad, que sea una bodega sencilla la que se lleve el gato al agua, frente a los pesos pesados con los que se enfrenta.

Una ya vez metidos en faena, nos fuimos a catar la siguiente tanda, esta vez compuesta por vinos de diferentes cosechas entre los años 1970 y 1987.

IMG_20141205_193011Marqués de Tomares Reserva 1987

Con aromas a café, cacao y balsámicos, resulto especiado en boca, con toques de pimienta, bastante cuerpo y muy largo.

 

 

 

 

 

 

 

IMG_20141205_194305Viña Tondonia Reserva 1987

Muy interesante en nariz, con muchos balsámicos, menta y humo. Muy largo en boca.

 

 

 

 

 

 

 

IMG_20141205_192613Marqués del Romeral Gran Reserva 1983

En nariz denotaba toques de manzana y acetaldehido. En boca , manifestó cuerpo y un largo final dulzón.

 

 

 

 

 

 

 

IMG_20141205_193836Muga Crianza 1982

Aromas a miel, en boca también dulzón, largo y con cuerpo.

 

 

 

 

 

 

 

IMG_20141205_185703IGAY Etiqueta Blanca Crianza 1973

El segundo mejor vino en cuanto a color se refiere, de aroma complejo y meloso, con cuerpo y largo en boca.

 

 

 

 

 

 

 

IMG_20141205_194125Imperial CVNE Gran Reserva 1970

Conservaba el mejor color de toda la cata. En nariz se comentaron aromas a caza y champiñón. Cuerpo en boca, si bien efímero.

 

 

 

 

 

 

 

Nuevamente, pasamos a catarlos y puntuarlos con el siguiente resultado:

VINO BODEGAS AÑO CATEGORIA % Vol. Total Puntos Puntuación
1 Marqués de Tomares Marqués de Tomares 1987 Reserva 12,5 29 2,20
2 Viña Tondonia López Heredia 1987 Reserva 12 42 3,23
3 Marqués del Romeral AGE 1983 Gran Reserva 12,5 32 2,50
4 Muga Muga 1982 Crianza 12,5 31 2,40
5 IGAY Etiqueta Blanca Marqués de Murrieta 1973 Crianza ¿? 49 3,80
6 Imperial CVNE 1970 Gran Reserva ¿? 48 3,70
 *Los vinos fueron puntuados de 1 a 6, sin repetir puntuación.
* La puntuación obtenida es la resultante de dividir la suma de las puntuaciones de cada uno de los vinos por el número de catadores participantes.

Cabe destacar que los vinos mas viejos, fueron los que mejor color conservaron y los ganadores de esta tanda de la cata.

Curioso resulta, que además estos 2 vinos, no tenían indicación de grado alcohólico, lo cual parece indicar que no existía obligatoriedad de indicarlo en la década de los 70.

Como colofón a la tarde y ya fuera de cata, para su mayor disfrute, nos permitimos el placer de descorchar un Marqués de Riscal Reserva 1964. Este me hizo una especial ilusión, dado que es el año en que aparecí por este mundo y he tenido que esperar 50 tacos a probar tan mítica cosecha. Como no podía ser otra forma, el vino demostró los valores de su quinta, haciéndonos pasar un grato momento.

 

A %d blogueros les gusta esto: