Pinot Nero Bio Vegan

-Marca: Trentino Pinot Nero Bio Vegan

-Tipo de vino: Tinto, biologíco-vegano

-Bodega: Cooperativa Cantina Aldeano

-Añada: 2020

-D.O.: Trentino Denominazione di Origine Controllata (Italia, Trento)

-Graduación: 12,5% vol

-Viñedo y Elaboración:

           Zona de producción: Collina di Romagnano e conoide di Castelpietr

            Sistema de cultivo: Pérgola trentina e guyot

            Vinificación: Fermentado y afinado en acero inoxidable y en barrica de madera

Envejecimiento: Sistema de siete criaderas y una solera. Vejez media 8 o 9 años.

-Precio: 11 euros

Aprovechando que estaba por la zona, he comprado una botella de vino en un supermercado de Rovereto (Trento), la mayoría de la uva cultivada en esta zona es blanca (chardonna y pinot grigio) aproximadamente el 75%, pero he querido probar un tinto de ese 25% de uva tinta que se cultiva por aquí. En este caso, he elegido un pinot noir (pino nero) variedad que se suele plantar tanto en la comarca del Trentino como en la otra cercana denominada Alto Adige.

Se trata de un vino biológico cultivado de dos formas según la ficha técnica: en espaldera y en pérgola trestina (una especia de emparrado). Por lo que me han comentado gente del lugar, me dicen que este último sistema trentino tiene la misión de producir más kilos de uva (de menos calidad que la espaldera convencional) para exportación. Buscando más información en la web, exponen que este sistema tiene más que ver con aprovechar la exposición al sol. Tiene sentido esto último pues en al camino de Verona a Rovereto, que es un valle, la mayor parte de viñedo es estructurado en este sistema de pérgola.

Según la ficha técnica: vino tinto rubí, con aromas afrutados y especiados en nariz. En boca es seco, elegante, con taninos suaves, sabroso y persistente.

Como los pinot noir características de la borgoña y el norte de Italia, es un vino que por apariencia, en España nos podría recordar a un rosado. En este caso se trata de un rojo rubí que por su capa baja tira a rojo cereza. De aspecto límpido, no presenta burbujas, no se detecta ningún defecto.

El corcho es de conglomerado de corcho, es un vino hecho para beber pronto.

Olfativamente es de intensidad débil pero de calidad distinguida.Combina afinamiento en acero y madera, pero no tiene un carácter maderizado, en nariz la duración es corta.

En boca es un vino fácil, tiene poco cuerpo y poca lágrima, seco y de acidez viva. Es ligero de consistencia magra y poco tánico pero equilibrado.

En su aroma retronasal es de intensidad media y atractivo, más herbáceo que floral, toques de frutos rojos.

Para ser de 2020  un vino correcto sin complejidad  y de persistencia media-corta.

Por la calidad precio, sobre 20 le daría un 10. Creo que se puede esperar más de un vino por ese precio etiquetado como biológico, parece que no ha evolucionado demasiado en botella.

Personas y vinos en el camino.

En nuestra segunda visita a Lisboa, hemos podido disfrutar del entorno cercano a la capital, ya que en esta ocasión contábamos con vehículo. Visitar diferentes pueblos y espacios en la zona permite conocer muchos vinos y entornos curiosos. Una de las curiosidades más interesantes fue descubrir el Jardim Oriental Bacalhoa Eden, un paseo para despertar los sentidos donde, en apenas unos metros viajabas de África a India pasando por Japón.

Pero, retomando el tema del que he venido a hablar, la salida del jardín tenía lugar por Loja Quinta dos Loridos, una tienda de los vinos que elaboran en su Adega junto al jardín. Pues solo decir que, de los vinos que catamos, encontramos varios bastantes interesantes, destacando el Chardonnay.

Sin embargo, el día nos deparaba algunas sorpresas más. Como era hora de comer, llegamos por casualidad a O Lagar, un restaurante donde su propietario Luis Francisco Louro nos sirvió con su peculiar humor portugués sin saber ni papa de español. Al final disfrutamos de una buena comida y nos dio la oportunidad de probar diferentes vinhos verdes.

Tras servir la carne, me ofreció y casi me obligó a tomar un vino tinto, Vale De Vila Reserva 2020.

Y es aquí donde enmarco el vino que del cual hablaré hoy, en su versión 2021, ya que, a pesar de costarme bastante conseguirlo, es el que había en el mercado.

Vale de Vila Reserva se presenta en una botella borgoña semi-ligera de color verde.

Su etiquetado está formado por un único cuerpo con papel de buena calidad, relieve en el nombre y el logotipo, mostrando unos detalles plateados con stamping. La imagen que ofrece resulta austera, seria y elegante, con una capsula negra mate sin más pretensiones que realizar su función de protección del corcho.

Al descorchar, nos encontramos en con un corcho 42/22 microgranulado con la impresión del nombre y simulaciones de vetas de corcho natural.

Notas de Cata

Vista

Se presenta un vino tinto de capa media-alta, con un vivo color rubí en los ribetes y un cuerpo picota. Muy buena limpidez, con brillo intenso que observamos con el reflejo de la luz solar (imagen). Alto contenido en glicerina con un lagrimeo fino e intenso producido por sus 14 grados.

Nariz

Aromas intensos y equilibrados a vainilla y frutos negros que se manifiestan desde el inicio con la copa parada. Se intuye una crianza muy bien ensamblada con maderas nobles y tostados medios. En agitación aumenta la complejidad de los aromas intensificando los aspectos de frutas maduras, moca y frutos secos dulces, tipo anacardo, sin desaparecer la suavidad de la vainilla.

Boca

Gusto extremadamente franco y aterciopelado con una acidez muy equilibrada. Paso por boca agradable, cálido y frutal, con una gran persistencia y un agradable recuerdo.

Después de las mil aventuras hasta conseguir hacerme con el vino, investigar dónde podía comprarlo, esperar a que saliera la nueva añada y poner en compromiso a alguna gente, puedo decir que ha merecido la pena. No siempre ocurre, ya que a veces es difícil mantener el perfil de los vinos, pero en esta ocasión este vino no ha defraudado a mis recuerdos ni a mis sentidos.

Vale de Vila se trata de un vino bivarietal de Touriga nacional y Touriga francesa de 14º, con una crianza en roble no definida en tiempo y que tiene un precio que oscila entre los 8.50 y 9 euros la botella. Un precio más que asequible para la experiencia que supone este vino.

Es un vino que no podemos adquirir en España y tan solo con la compra de cierta cantidad lo enviarían alguna de las garraferias portuguesas.

No puedo añadir mucha más información, ya que no he encontrado mucho sobre la bodega, dejo el enlace de Facebook, que ha sido la mayor fuente que he podido conseguir.

https://www.facebook.com/valedevilaefigueira/

D.O. RÍAS BAIXAS; ALBARIÑO ECOLÓGICO

D.O. RÍAS BAIXAS; ALBARIÑO ECOLÓGICO

Siempre que viajo, fuera o dentro del propio país, intento probar diferentes vinos, a poder ser de bodegas pequeñas, familiares o con una forma de trabajar el viñedo lo más respetuosa posible con la propia tierra y el entorno. En una de estas pequeñas escapadas me encontré con BODEGAS CORISCA que cultiva en ecológico, tal y como se hacía antes, pero aquello era falta de medios, y lo de ahora es otro cantar. Realmente me sorprendió su vino y lo que le rodeaba, así que para no perder la costumbre y después de probarlo en un entorno perfecto en aquel momento, eché unas cajas de vino al maletero del coche. Se trataba de dos añadas diferentes, una de 2018 y otra de 2019. Pasados casi dos años de aquello, he decidido basar mi cata en la última botella del 2018 que me quedaba “olvidada” al fondo de la cava, la cual me sorprendió al verla pensando que ya se había bebido y a su vez me trastocó ese buen recuerdo que tenía porque el paso del tiempo no la había hecho justicia.

CARACTERÍSTICAS VINO

  • Tipo de vino: blanco monovarietal
  • Uva: albariño ecológico
  • Origen: finca Malladoura y Corisca
  • Suelo: granítico y cantos redondos
  • Sistema de conducción: parra y espaldera
  • Antigüedad plantas: 10-40 años
  • Rendimiento: 4000 kg/ha
  • Crianza: crianza en lías durante 3 meses

CATA

Me dispongo a catar, esta vez con algún conocimiento más, un vino blanco ecológico Albariño de Bodegas Corisca que a mediados del 2021, la añada de 2018 estaba muy buena, mejor que la añada del 2019 en aquel momento, y ahora comprobaré que ha hecho el paso del tiempo con este vino.

– Descorche:

Observamos un corcho natural muy poco empapado, en una botella tipo Borgoña sencilla, de poco peso y con una vitola que tapa el corcho y el hueco entre el vino. Etiqueta sencilla para la complicidad que conlleva la elaboración de un vino ecológico.

– Fase visual:

Color amarillo oscuro, brillante y transparente, con intensidad de capa media.

– Fase olfativa:

En nariz a copa parada toques de plátano maduro con una baja intensidad. Después de agitarlo tímidamente se pueden apreciar aromas frutales ciertamente alcohólicos a limón y manzana verde. Densidad de lágrima media.

– Fase gustativa:

En boca densidad media, con una sensación alcohólica que perdura,  con un toque final a corcho. Acidez persistente y una primera sensación amarga.

Pasado un tiempo, con el vino más oxigenado y mayor temperatura, aparece de nuevo la manzana verde, pero esta vez más duradera, al igual que el amargor en la lengua.

– Copa vacía:

Aprecio un olor ácido que desaparece rápidamente, haciéndose inexistente cualquier aroma que hubiera habido anteriormente.

– Conclusión:

Dentro de los vinos Albariño que he bebido sigue siendo unos de los que más me gusta, aunque esta vez el amargor se ha impuesto a la acidez característica de estos vinos, y a mi parecer el paso del tiempo no le ha hecho justicia. Los tres meses de crianza sobre lías y el trabajo realizado por su autora, espero que siga notándose en cada botella.

Tuve la oportunidad de visitar Bodega Corisca en 2021, su historia y el trabajo en ecológico de sus viñedos plasman su reflejo en cada botella. Como punto en contra el precio actual, se nota mucho la subida. Me parece caro pagar 17€ por una botella con toda la oferta existente, pero por otro lado el trabajo realizado bien lo merece. Difícil decisión.

Como conclusión me quedo satisfecho en general y seguramente volveré a comprar, pero menos botellas, ya que aun estando las botellas guardadas en una cava y en optimas condiciones, no es un vino duradero en el tiempo.

En DEFINITIVE …

Me llamó la atención nada más sacarlo de la Cesta de Navidad , sin una etiqueta muy elaborada que digamos, más bien minimalista y el color verde intenso en la misma.

No es el típico diseño de etiqueta que suele llevar un vino o el que estoy acostumbrada a ver cuando recibo o el que elijo cuando voy a por una botella al supermercado.

Explorando un poco su contraetiqueta me sorprendió ver que tampoco pertenecía a un vino con Denominación de Origen en este caso de Castilla La Mancha al ser autóctono de la provincia de Toledo.

Al consultar el precio vi que la botella rondaba entre 1,5 euros y los 4 euros. Yo creo que ya solo por el precio tenía curiosidad de encontrar la ocasión para abrir la botella y degustarlo.

Os lo presento y cuento si en mi opinión si merece la pena :

DEFINITIVE VERDEJO AIRÉN

Un poco de INFORMACIÓN ADICIONAL con lo que nos vamos a encontrar nunca está de más :

Graduación alcohólica : 11 º Vol

Formato : Botella de 75 cl

Variedad de uva : Verdejo Airén

Temperatura de consumo : 6-10ºC

Zona Geográfica : España

Suscríbete para obtener acceso

Lee más contenido de este tipo suscribiéndote hoy mismo.

La indicación de la contraetiqueta nos indica que es un vino embotellado por Bodegas y Viñedos Casa del Valle, SA que pertenece al Grupo Bodegas Olarra.

La bodega se encuentra en la provincia de Toledo y el vino blanco en cuestión no pertenece a ninguna Denominación de Origen ni Indicación Geográfica Protegida, pues no se indica así en su etiqueta.

Tampoco se indica de forma clara la añada a la que pertenece pero si nos fijamos en su número de lote L2235, éste nos indica la añada a la que pertenece.

También nos da información acerca de las dos variedades de uva con las que se ha elaborado: Verdejo y Airén y la graduación que tiene que es de 11% vol.

Si os interesa como a mí aprender de variedades nuevas de uva y las peculiaridades que aportan en el vino os dejo un enlace sobre el que pinchando encima de cada variedad podréis descubrir un poco mássobre ellas

VARIEDAD VERDEJO

VARIEDAD AIRÉN

Una vez leída etiqueta y contraetiqueta , procedemos al descorche y tomamos así las primeras notas del análisis sensorial.

Nos encontramos con un corcho sintético en perfecto estado y uniformidad de material plástico en el que aparece serigrafiado o impreso la marca del tapón www.excellentcork.com.

Investigando sobre las características del tipo de corcho en su página web, se especifica que es un corcho que está indicado y garantiza que los vinos puedan ser consumidos hasta 48 meses después de su embotellado.

Al servir en la copa y realizar la fase visual el color que se aprecia es un amarillo muy muy pálido que parece casi transparente y con cierto reflejo verde pero muy muy sutil muy propio dela variedad Verdejo con el que está elaborado.

Es un color que cabe esperar al tratarse de un vino blanco joven y en copa se ve perfectamente limpio sin ninguna turbidez, ni aguja.

Tampoco contiene lágrima.

Seguido pasamos a la siguiente fase que es la fase olfativa.

A copa parada según acercamos la copa a la nariz se percibe un olor intenso y fresco propio del blanco que se trata pero a la vez es equilibrado donde no se logra distinguir el matiz y el descriptor concreto.

Pasamos a mover la copa y se logra descifrar algo mejor el vino. Es entonces donde se identifica el aroma a fruta como la pera.

Procedemos a probar el vino y analizar la última fase que es la  fase gustativa.

La primera impresión según introducimos en boca es que tiene cierta acidez y carácter joven pero que ésta acidez resulta muy bien equilibrada en boca al no resultar desagradable por lo que resulta un vino fácil de beber.

Se perciben también toques herbáceos y quizás en boca no es tan fácil detectar el aroma a pera que aparecía en la fase olfativa.

El retrogusto final deja un toque sabroso y licoroso en boca que recuerda al anís o a una bebida de más graduación. Es un sabor agradable que te incita a querer probar más.

La combinación del frescor inicial con el retrogusto cálido final forma un buen tándem.

En definitiva podemos decir que el vino del que hemos realizado estudio es franco y cabe esperar la descripción que hemos realizado del mismo al tratarse de un vino blanco seco joven, en boca es agradable y fácil de beber tal y como hemos dicho por lo que incita a beber más.

La variedad Airén le aporta ese aroma pero también elegancia que posee y el verdejo le aporta entre otras características que no hemos sabido descifrar, ese color amarillo pálido y el equilibrio sabroso entre todos los matices.

Concluyendo y EN DEFINITIVA creo que aunque no es un vino muy rico en matices ni aromas para el precio que tiene de 1,5-4 euros merece la pena ,es un vino fresco y agradable de beber para acompañar y maridar con un picoteo de embutido, quesos o frutos secos.

También creo es importante destacar el diseño de la etiqueta y marketing que se ha hecho en colores intensos así como el llamativo nombre del vino DEFINITIVE , creo que son aspectos que no pasan desapercibidos , nos llaman la atención y nos hacen querer descorchar la botella y si como en éste caso es agradable y rico al gusto para el precio que tiene mejor que mejor.

Cata de vino individual

No soy de esas personas que a nacido entre viñas, ni de pequeña e conocido las duras tareas de la vendimia y toda su elaboración que con lleva la producción del vino. A pesar de ello, mi padre y toda su familia proviene de tierras vinícolas, ellos si pueden decir que se han criado entre viñas. Por falta de trabajo tuvieron que emigrar a comunidades cercanas, gracias a ello nací yo.

Mi abuela por parte de padre de pequeña me explica, cuando iban a vendimiar, a podar los sarmientos, etc. También íbamos a la bodega del pueblo con garrafas de vidrio y las llenábamos de vino, tenían que entregar como un vale para sacarlo.

Creo que en el pueblo e probado el mejor vino hasta ahora, llamado clarete. No me gustan mucho los rosados, pero como no tiene tantas filtraciones, o no sé, es increíble lo que puedes encontrar.

Es un vino con variedad tempranillo, crianza que tiene 12 meses de envejecimiento en barrica con 50% barrica francesa y 50% de barrica americana, con un envejecimiento en botella de 10 meses de afinamiento. En botella te advierten que de debido al proceso de estabilización Enel vino pueden aparecer precipitaciones en la botella.

Fase visual:

Muy agradable con un color a rojo cereza, intenso. Limpio y brillante.

Olfativa:

En nariz muy dulce destacan los aromas a cereza, notas ahumas a madera, frambuesa y algo de vainilla. Un buen equilibrio aromático entre madera y frutos rojos maduros. Es suave y fresco.

 Gustativa:

Buena estructura en boca, destaca el dulzor de fruta roja y vainilla, con un equilibrio correcto y con cuerpo carnoso. Un poco acido a final en boca.

Tras la cata me parece un vino de diario es correcto, de gama media resulta afrutado, suave y fresco. Personalmente e probado el mismo vino en reserva y esta mucho mejor en todo. Es un vino para diario o servir con algún menú de restaurante. Relación calidad precio es aceptable.