ESTOLA ROBLE VENDIMIA NOCTURNA 2021

ESTOLA ROBLE VENDIMIA NOCTURNA 2021

Marca: Estola.
Tipo de vino: Vino tranquilo seco tinto joven monovarietal Tempranillo vendimia nocturna. Crianza en barrica de roble americano durante 6 meses.
Bodega: Bodegas Ayuso S.L.
Añada: 2021.
Indicación Geográfica: D.O. La Mancha, España.
Grado: 13 % vol.
Premios:
Tempranillo Winery of the Year en “Berlin International Wine Competition”. Alemania, Marzo 2019: Bodegas Ayuso, S.L.
Estola Roble 2018. Berlin International Wine Competition. Medalla de Oro (94 puntos) y Bodega del año en Tempranillo.
PVP: 2,99 €.

Vídeo de la bodega
Vídeo sobre la vendimia nocturna

Presentación:
Botella bordelesa. Etiquetado fondo blanco con letras en azul eléctrico. Relieve que recuerda a los sarmientos de la vid. Estilo moderno.
Cápsula de calidad media-baja. Mismas tonalidades que el etiquetado, fondo azul eléctrico con letras en banco. Logotipo de la bodega con fondo con relieve que también recuerda a los sarmientos.
Tapón aglomerado calidad baja-media con logotipo de la bodega.

Examen Visual:
Superficie del líquido brillante con manchas aceitosas. Color rojo cereza intenso, brillante con reflejos violáceos. Aspecto brillante, cristalino y límpido. Burbujas rápidas en su formación y muy ligeras.

Examen Olfativo:
La primera impresión es agradable olfativamente. Aroma de intensidad suficientemente potente. Calidad fino y elegante. Carácter afrutado, madera ligera, pequeñas notas florales y algo de especias y frutos secos. Duración media.
Notas de frutos rojos, fresa, frambuesa, ciruela, roble, pino, tostado, ahumado, lavanda, jazmín, flor de naranja, eucalipto, almendra y vainilla.

Examen Gustativo:
La primera impresión es agradable. Dulzor seco, untuoso y aterciopelado. Acidez muy equilibrada, fresco. Cuerpo suficiente y cálido, carnoso. Tanino equilibrado y bueno, bien integrados. Retronasal de intensidad media, fino, de naturaleza afrutado y joven. Impresión final: equilibrio correcto y armónico, posgusto franco y estable, con persistencia media.

Valoración final:
Fase Visual: 6
Fase Olfativa: 8
Fase Gustativa: 7
Nota media sobre 10: 7
Se trata de un monovarietal de Tempranillo. Lo común en los monovarietales de Tempranillo es encontrar la acidez más marcada y desequilibrado, con un grado excesivo y/o taninos mal integrados, con elevada astringencia. No sucede así con este, la incidencia de la vendimia nocturna se nota y permite un grado alcohólico equilibrado para la variedad y denominación de origen, además de una acidez muy equilibrada para ser joven y un afrutado muy agradable.
Relación calidad/precio: Posee una calidad adecuada, notable. Su precio está muy ajustado, muy correcto. Te será difícil encontrar un mejor vino a este precio.

Conclusiones:
Grata sorpresa. Me llamó la atención encontrar un tinto con vendimia nocturna. Lo encontré a un precio recomendable y me apeteció darle una oportunidad. No soy un firme defensor de los monovarietales y menos de la variedad Tempranillo, aún y a pesar de ello, sorprende por su equilibrada acidez, notable afrutado y cuerpo medio. Vino catado sin expectativas ni prejuicios, por ello sorprende gratamente.

Despedida:
Una alegre sorpresa encontrar un vino con vendimia nocturna que satisface la curiosidad a una relación calidad/precio muy razonable. Destacable el equilibrio de la acidez y los frutos rojos.
Para recordar, una cita de la unidad, que expresa:

“Un buen vino es aquél en el que no sobresale ningún sabor específico, sino que está equilibrado en su conjunto, dejando un paladar aromático y sabor agradable prolongado.”

Autor desconocido.

La opinión es que cumple en la mayoría de aspectos. Por ser crítico, puede que falle un poco en la persistencia.

Vídeo reportaje sobre la bodega en la televisión autonómica
Varietal de Ondarre: Graciano 2017

Varietal de Ondarre: Graciano 2017

Aprovechando un regalo navideño me dispongo a disfrutar, con la perspectiva que me proporciona el CFGS en Vitivinicultura del CIPFPD de La Rioja, de este Rioja monovarietal de Graciano de Bodegas Ondarre. Se trata de una edición limitada de 6585 botellas de esta variedad clásica en Rioja, cuya añada de 2016 obtuvo 91 puntos por parte de Tim Atkin.

Características

Marca: Varietal de Ondarre Graciano

Bodega: Bodegas Ondarre (Grupo Bodegas Olarra)

Añada: 2017

Origen: DOCa Rioja

Graduación: 15 % vol.

Viñedos: viñas soleadas a la orilla del Ebro.

Elaboración: Maceración durante tres semanas con delestages y remontados periódicos. Fermentación maloláctica de 8 días en barricas de roble francés. Crianza en las mismas barricas durante 6 meses. Embotellado sin estabilización.

Cata

Descorche

Se trata de una botella bordelesa pesada estándar en Rioja con un corcho natural de calidad media, ligeramente empapadao y con serigrafía de la bodega. Etiquetas sencillas con precinta genérica de la DOCa Rioja. Como curiosidad, el fondo de la botella tiene grabado una hoja de vid en el vidrio.

Fase visual

Color rojo oscuro intenso, muy brillante.

Fase olfativa

Apreciamos aromas complejos, vainilla, tabaco, frutos del bosque (mora, grosella), nueces. También se hace notar el alto grado alcohólico.

Fase gustativa

Vino con mucho cuerpo, con volumen y estructura. Redondo. Ligeramente astringente. Al tragar queda un regusto amargo.

Ficha de cata

Nota: hubiera sido preferible hacer un decantado de este vino. Como ya avisaba la etiqueta, la falta de estabilización ha generado la precipitación de gran cantidad de materia colorante.

Valoración

En general este vino deja muy buenas sensaciones y es muy fácil de beber, diferenciándose del típico tempranillo crianza Rioja. Sus alrededor de 15 € por botella lo hacen asequible para probar algo distinto y de calidad.

LA MONOVARIETAL: una historia que se hace vino

¿Alguna vez has sentido un flechazo por un vino que ni siquiera has probado?

Por suerte para mí puedo trabajar de una de mis grandes pasiones como es el vino. Cada día estoy rodeada de miles de referencias de vinos de (casi) todos los rincones del planeta; tengo en mis manos botellas que no serían accesibles de otro modo por su exclusividad y por sus precios inimaginables; conozco casi a diario a personas del sector… Pero un día cualquiera fuera de ese entorno mi camino se cruzó (por suerte) con el de Teila Brunat, La Monovarietal.

AVISO: esta cata no es como estamos acostumbrados. Primero el alma y luego el vino.

Nos vamos hasta el Priorat para descubrir el proyecto de La Monovarietal, que con ese nombre están más que claras las intenciones. Pero para conocer este vino, primero hay que hablar un poco de la historia de Teila. Nacida en Canadá de padres migrantes españoles, desarrolla su carrera profesional como enóloga en un hemisferio y en otro, vendimias en todas las regiones vitivinícolas que nos podamos imaginar del nuevo Mundo y del Viejo Mundo, para vinos tranquilos pero también para espumosos y otras elaboraciones como los Tokaj. Las últimas 15 vendimias en Margaret River (Australia). Todas estas experiencias son las que dan forma a su proyecto “La Monovarietal”.

Tres vinos monovarietales (Macabeo y cariñena) por reto personal para elaborar sin arreglos y respetar una auténtica tipicidad y por salirse un poco de la norma o tendencia de DOCa Priorat, ya que asumiendo ese riesgo busca diferenciarse. De hecho sólo el tinto tiene calificación de la denominación de origen. Es una fuera de serie, de las buenas, de vinos de culto.

KUKU 2020

  • Bodega: La Monovarietal
  • Marca: Kuku
  • Añada: 2020
  • Producción: 700 botellas
  • Tipo de vino: Vino de autor blanco de maceración carbónica y crianza sobre lías
  • Indicación geográfica: sin DO. zona de Priorat, Montsant y la Terra Alta. Embotellado en Cornulleda de Montsant.
  • Variedad: 100% Macabeu (macabeo)
  • Grado Alc.: 12º
  • Precio: 15€-20€

Presentación

El estilismo está alineado totalmente con la identidad de las elaboraciones. Botella Borgoña, corcho natural, lacrados que se preparan cuidadosamente a mano para obtener los colores deseados para cada vino. El etiquetado y enumerado de botellas también es manual. Y en relación al diseño de las etiquetas, todas cuentan algo de la historia de Teila.

Kuku es una palabra anglosajona que específicamente en Australia se utiliza para decir que alguien es una persona diferente, inquieta, algo alocada. Tal como el entorno de Teila la describe. En el etiquetado podemos ver una chica con un reloj de arena que representa los dos hemisferios y un pedacito de la Tierra, que representa cómo pasa su vida mitad en España y la otra mitad en las antípodas.

Elaboración

Monovarietal de Macabeo procedente de una viña de alrededor 1Ha de extensión cultivada en ecológico y de unos 40 años de edad. Esta viña se encuentra ubicada en Arnes en la Terra Alta; esto significa que es un viñedo de altitud.

Es el primer vino del proyecto y quería marcar diferencias, ya que en esa zona la macabeo normalmente se utiliza en ensamblajes puesto que es una variedad con buena acidez pero que en fermentación suele caer de manera considerable, lo que puede llevar a vinos planos si no se trabaja adecuadamente.

Vendimia manual con selección de racimos ya que la primera parte es una maceración carbónica con el racimo completo en un depósito de 1.000L y la cantidad de botellas solamente es lo que de ahí salga (lo que pida la elaboración, ya que por ejemplo del 2021 hay 463 botellas). Posteriormente se hace una crianza sobre lías para aportar cuerpo y untuosidad. Levaduras autóctonas.

¡Y todo esto aún sin catar!

Personalmente no suelo leer notas de cata de ningún vino para no condicionar mi criterio, ya que leer o escuchar a alguien decir “…es de color…y huele a…y sabe a…” dirige bastante las percepciones del consumidor. Para mí es mucho más importante descubrir y gestionar esas percepciones por uno mismo, aunque en verdad la cata es una técnica ciertamente aprendida y hay que guiar un poco al consumidor ya que sin nada de información quizá no dé la oportunidad a un vino.

A nivel visual es un vino blanco muy brillante y con una intensidad que se acerca al término medio como resultado de la elaboración tan particular. Tiene una ligera viscosidad lo que hace que se perciba un poco más grueso.

Cuando lo acercamos a la nariz a copa parada vemos la intensidad y cuando agitamos un poco se suma la complejidad: aromas de fruta blanca como la pera, melón e incluso un poco de fruta de hueso por la calidez de la añada. Aromas florales/herbáceos como acacia, boj; por momentos invaden los aromas de pan brioche y toques cremosos. Todo elegante y sutil. Si dejamos que el vino abra en copa, los aromas evolucionan y siguen apareciendo más elementos que te invito a descubrir.

Cuando tomamos un sorbo, es una explosión de sensaciones en boca: muy buena acidez incluso chispenate acompañada de una deliciosa mineralidad, sabores muy francos directamente relacionados con lo que habíamos percibido a nivel olfativo. De trago largo y complejo y con retronasal de similares características. Sensación de textura untuosa.

En definitiva es un vino que sorprende, inesperado, delicioso, rompedor, muy bien elaborado, de los que engañan en cata a ciegas por la complejidad de las técnicas empleadas. Mi conclusión es que es una elaboración con alma propia.

Cata de vino individual

No soy de esas personas que a nacido entre viñas, ni de pequeña e conocido las duras tareas de la vendimia y toda su elaboración que con lleva la producción del vino. A pesar de ello, mi padre y toda su familia proviene de tierras vinícolas, ellos si pueden decir que se han criado entre viñas. Por falta de trabajo tuvieron que emigrar a comunidades cercanas, gracias a ello nací yo.

Mi abuela por parte de padre de pequeña me explica, cuando iban a vendimiar, a podar los sarmientos, etc. También íbamos a la bodega del pueblo con garrafas de vidrio y las llenábamos de vino, tenían que entregar como un vale para sacarlo.

Creo que en el pueblo e probado el mejor vino hasta ahora, llamado clarete. No me gustan mucho los rosados, pero como no tiene tantas filtraciones, o no sé, es increíble lo que puedes encontrar.

Es un vino con variedad tempranillo, crianza que tiene 12 meses de envejecimiento en barrica con 50% barrica francesa y 50% de barrica americana, con un envejecimiento en botella de 10 meses de afinamiento. En botella te advierten que de debido al proceso de estabilización Enel vino pueden aparecer precipitaciones en la botella.

Fase visual:

Muy agradable con un color a rojo cereza, intenso. Limpio y brillante.

Olfativa:

En nariz muy dulce destacan los aromas a cereza, notas ahumas a madera, frambuesa y algo de vainilla. Un buen equilibrio aromático entre madera y frutos rojos maduros. Es suave y fresco.

 Gustativa:

Buena estructura en boca, destaca el dulzor de fruta roja y vainilla, con un equilibrio correcto y con cuerpo carnoso. Un poco acido a final en boca.

Tras la cata me parece un vino de diario es correcto, de gama media resulta afrutado, suave y fresco. Personalmente e probado el mismo vino en reserva y esta mucho mejor en todo. Es un vino para diario o servir con algún menú de restaurante. Relación calidad precio es aceptable.

TELESCÓPICO 2019

Telescópico es un vino elaborado por Fernando Mora MW y Mario López en Bodegas Frontonio. Sus vinos parten de viñedos viejos recuperados cuidadosamente mediante una agricultura regenerativa . La bodega esta ubicada en una casa cueva subterránea de más de 200 años por lo que las condiciones de temperatura y humedad son idóneas.Su forma de trabajar el vino, muy diferente al resto de bodegas de la zona, los convierte en una opción muy interesante. Cuenta la leyenda que Frontonio patrón de las tierras donde se encuentra la bodega murió decapitado por los romanos y que estos arrojaron su cabeza al rio Ebro, días más tarde sorprendentemente la cabeza apareció rio arriba. Curioso ¿verdad? .

Vino tinto elaborado con las variedades garnacha tinta, garnacha peluda y mazuela. IGP Valdejalón (Aragón). Suelos: cantos aluviales, pizarras y calcáreos Altitud: 480-600m Inclinación: media del 10% Edad de viñas: +50 años Orgánico:si

Vendimia: realizada a mano en cajas de 30kg entre el 8 y el 15 de Septiembre Raspón: 25% Levaduras: autóctonas Fermentación: encubado 35 días en cemento aéreo.Extracción:1/2 bazuqueos manuales al día.Crianza:13 meses en foudres ovales de 2500L y toneles de 500L. Análisis: 13’5% abv pH:3,22
Producción: 18700 botellasT

Vino limpio y brillante de color rojo rubí con ribete claro y menisco transparente .

Cereza roja, arándanos y en última instancia ligeros toques tostados

Seco, de acidez fresca, vino redondo y de taninos equilibrados. Posgusto estable y persistencia larga

Telescópico es un vino fácil de beber que sorprende tanto por la finura y elegancia de sus garnachas como por su versatilidad a la hora de maridar. Su precio ronda los 12 euros y creo que está justificado, le doy 7 puntos sobre 10 y me quedo con las ganas de probar algún vino más de esta misma bodega a parte del botijo blanco que ya catamos en el lote que pedimos .

CAECUS 2021, un tinto joven enérgico

El encuentro con los amigos durante estas fechas es un buen momento para degustar vinos #winelover y ponerse al día sobre lo acontecido últimamente en nuestras frenéticas vidas. Después de una pandemia que nos ha tenido en vilo durante dos años, este año ese encuentro ha sido más que especial, sobre todo porque, por suerte, ahí seguíamos todos en plena forma.

Sin que ninguno de ellos lo supiera, ayer era la prueba de fuego para mí, cumplir con una tarea que tenía pendiente. Llevo degustando vinos más de 25 años, y en estos tiempos de “influencers”, “#hastags” y un sinfín de terminologías modernas, decidí que fuera el destino el que me eligiera el vino. En la carta había tres tintos jóvenes, la mayoría teníamos claro que íbamos a hincarle el diente a un suculento cachopo, así que me ausenté un momento y fueron mis queridos amigos los que decidieron el vino: Caecus tinto joven 2021. Precio de la botella 9 euros, más que razonable para un vino joven en el canal Horeca. En bodega cuesta 5,50 euros.

La bodega Pago de Larrea, S.L. se encuentra en Elciego (Álava), un municipio que forma parte de la Denominación de Origen Calificada “Rioja”, ubicada dentro de la zona Rioja Alavesa. Es uno de los municipios con más tradición vitivinícola, estando hoy en boga especialmente por su importancia enoturística. La bodega se fundó en 2003 por la familia Larrea con amplia experiencia y tradición vitivinícola.

Como ya os he contado, el vino elegido fue el tinto joven 2021 marca Caecus. Es un vino tranquilo de variedades Tempranillo 95% y garnacha 5% con 13,0% Vol de graduación alcohólica, según se indica en su etiqueta. Al haberme ausentado no pude fijarme en el tipo de tapón que portaba la botella.  No obstante, tanto la temperatura como el descorche y servicio fueron los adecuados.  

El examen organoléptico realizado me llevó a las siguientes conclusiones:

Fase Visual: Vino tinto brillante, limpio, de color violáceo, propio de un vino tinto joven.  Capa media-alta, con buena lágrima.

Fase Olfativa: A copa parada resulta un vino con algo de oxidación, propia del paso del tiempo desde su elaboración, que prácticamente desaparece durante la degustación.  Con la aireación de la copa destacan aromas a frutos rojos, tipo frambuesa, mora y claras notas de regaliz, propias de los vinos tintos jóvenes de esa zona de la Denominación.

Fase Gustativa: En boca asoman los sabores frutales y a regaliz; tiene viveza, es cálido por el contenido en alcohol y bastante tánico; se bebe muy bien, aunque sería recomendable su consumo en un corto plazo de tiempo ya que se aprecia una incipiente evolución.

En resumen, se trata de un vino joven enérgico, fácil de beber, franco y afrutado donde destaca claramente la variedad tempranillo.

Casi os asevero que nosotros ya no somos ni tan jóvenes ni tan enérgicos, pero el espíritu lo seguimos manteniendo. De hecho, cayeron unas cuantas botellas, lo que nos alegró el cuerpo y el alma. ¿Mi nota? Un merecido 8/10.

No dejes de seguirme, pronto más entradas en este wineblog.

«El mejor vino no es necesariamente el más caro, sino el que se comparte.»