ANAHÍ RIOJA BLANCO 2019

En una de mis estancias en Logroño para realizar prácticas de Vitivinicultura a Distancia a principios del año pasado, antes de esta maldita era COVID, degusté de ruta por las tascas de la calle del Laurel un vino blanco que me dejó gratamente sorprendido. Se trata del Anahí Rioja Blanco, un vino blanco semidulce muy atractivo de Bodegas Javier San Pedro Ortega de Laguardia. Pensé que esta era una gran ocasión para hacerme con una botella y poder descubriros este fantástico vino elaborado en la Rioja Alavesa.

BODEGAS JAVIER SAN PEDRO ORTEGA

Javier San Pedro, natural de Laguardia (Rioja Alavesa), es la quinta generación de una familia que elabora sus propios vinos con uvas procedentes de sus viñedos. Tras ocho años aportando su toque personal a los vinos de la bodega familiar, emprende su proyecto personal a comienzos del 2.014 basado en tres gamas de vinos bien diferenciadas. Por un lado, la gama Cueva de Lobos, que se define como vinos divertidos, aromáticos y de corte moderno; la gama Viuda Negra, que pretende recuperar viejos viñedos de la zona obteniendo la máxima calidad en cada parcela; y Anahí, un blanco semidulce creado y elaborado en homenaje a su madre.

Este joven proyecto toma forma y se llama Bodegas Javier San Pedro Ortega, una bodega en búsqueda de la constante innovación y con un equipo joven que busca sorprender y diferenciarse del clásico vino de Rioja con la elaboración de vinos auténticos, expresivos y singulares.

Desde la viña “La Taconera”, un viejo viñedo singular que data de 1.920, hasta viñedos jóvenes de menos de 20 años como “Villahuercos”, conforman las 10 hectáreas de viñedo en las que se busca el equilibrio en la planta, interfiriendo lo menos posible en su proceso natural y eliminando el uso de herbicidas y productos sistémicos. En estos viñedos encontramos desde variedades tintas como el Tempranillo o la Garnacha, como variedades blancas como la Viura y el Tempranillo Blanco entre otras, que darán vida a la amplia gama de vinos de esta joven bodega.

CATA DE ANAHÍ RIOJA BLANCO 2019

Anahí Rioja Blanco se trata de un vino blanco semidulce de una graduación de 11% vol. elaborado a partir de las variedades Tempranillo Blanco, Malvasía y Sauvignon Blanc. La elaboración de cada una de estas variedades se realiza por separado, realizando la fermentación completa de la Tempranillo Blanca y la Malvasía hasta la desaparición de los azúcares reductores y deteniendo la fermentación del Sauvignon Blanc para mantener los azúcares residuales del mosto, con el objetivo de que el coupage dé como resultado un vino con un perfecto equilibrio entre azúcar y acidez.

IMAGEN

Este vino se nos presenta en una clásica botella bordelesa de color canela de 75 centilitros. Tanto la cápsula como la etiqueta son muy atractivas, con fondo negro con adornos florales de tonos verde, violeta y salmón. En una única etiqueta que rodea toda la botella, podemos observar en uno de sus extremos el rostro de una mujer y en el contrario, un fragmento escrito acerca de este vino, con dedicatoria especial a la madre del elaborador.

Al abrir la botella, observamos un corcho negro sintético, en la línea de las tonalidades cromáticas de la botella, ideal para vinos de este corte, en el que aparecen las siguientes líneas:

Quién no lucha por lo que quiere, no merece lo que obtiene. Quién no sabe lo que busca, no entiende lo que encuentra. En ocasiones el Norte, no está donde marca la brújula. Piensa menos. Siente más.”

Así pues, en conjunto, la imagen de este Anahí Rioja Blanco es cuidada y armoniosa, manteniendo una atractiva línea cromática oscura en todos los elementos que la componen.

FASE VISUAL

De color amarillo pajizo con irisaciones verdosas, brillante y limpio. No se aprecian búrbujas de gas carbónico.

FASE OLFATIVA

Muy aromático y fresco, muy goloso en nariz por su carácter semidulce, con notas aromáticas a piña, melocotón y a frutas tropicales que recuerdan al mango y la banana.

FASE GUSTATIVA

Vino de fácil trago, suave y fresco, muy dulzón. El retrogusto que deja es muy agradable y armonioso.

OTRAS NOTAS DE INTERÉS

El precio por botella es de 6,95 € / botella, en la línea de los precios de los vinos dulces y semidulces. Me parece razonable.

Se recomienda servirse frío, a una temperatura de entre 6 – 8 ºC, para preservar su carácter aromático y trago agradable.

Este vino se puede maridar de muchas maneras, ya que es muy versátil, siendo quizá los postres su mejor maridaje.

CONCLUSIONES

Anahí Rioja Blanco 2019, un año después de mi primera degustación, me ha parecido un vino muy atractivo, de muy fácil trago, agradable y muy aromático. A pesar de tratarse de un vino blanco de la pasada campaña, sigue manteniendo el tipo y conservando las características que lo hacen tan especial. Si tenéis la oportunidad de probarlo, no lo dudéis, no os dejará indiferente.

Maceración carbónica 2019

OSTATU TINTO 2019

La maceración carbónica es un proceso fermentativo en el cual los racimos de uvas pasan a los depósitos enteras, sin despalillar y en una atmósfera muy pobre en oxígeno, menos del 1%.

La idea es introducir en un depósito los racimos enteros y sanos de las uvas, esto puede conseguirse con el propio CO2 que desprende el mosto de las uvas que se aplastan en el fondo del depósito cuando comienzan a fermentar, o añadiendo CO2 previamente al depósito para introducir las uvas en una atmósfera pobre en oxígeno.

Durante generaciones, en la familia Sáenz de Samaniego se han dedicado a la viticultura. Una herencia de nuestros antepasados que llega hasta el día de hoy y en la que la pasión, el respeto y el amor por el viñedo y una tierra única como es Rioja Alavesa les guía a elaborar vinos con identidad, sentimientos y vida propia.

Me he decidido a presentar este vino por mi gusto a esta elaboración tradicional, la maceración carbónica, la fermentación más sencilla, natural y tradicional de un vino. Elaborado con uvas tempranillo, viura, graciano y mazuelo procedentes de viñedos  jóvenes.

IMG_20200109_114608.jpg

Al descorchar, nos encontramos un corcho de aglomerado, barato, ya que va dirigido a un producto de corta estancia en botella.

Ya en la copa apreciamos un color cereza intenso, de capa media y muy brillante.

El aroma sugiere frutas del bosque, fresco, como fresas silvestres.

 

En boca, resulta refrescante, con un  sabor intenso y persistente a frutas frescas con un delicado y suave amargor. Fiel a su aroma. Poco tánico que lo hace ligero y fácil de beber

También destaco su versatilidad en el maridaje ya que es perfecto tanto para asados como para una ensalada, así como también para arroces o pastas.

 

Como valoración final, recomiendo este tipo de vino, Ostatu Tinto 2019 en particular, por su frescura y personalidad.