Cata de nuestros autores.

En esta última práctica, realizaremos una cata a ciegas de 6 vinos muy heterogéneos realizados por compañeros del ciclo de vitivinicultura. Se podría decir que la mayoría de ellos son vinos experimentales, de variedades, zonas y por métodos de elaboración muy diferentes y eso es lo único que tienen en común.

 

 

 

METODOLOGÍA PARA DE LA CATA

La misma cata se realizó por la mañana y por la tarde con distintos participantes. El orden de la cata se estableció por intuición durante la primera sesión y se mantuvo para esta segunda.

La cata transcurre en la sala establecida para ello en La Laboral y disponemos de una buena iluminación en tono frío, fondo de mesa blanco, botellas tapadas, descorchador, copas catavino y material para tomar apuntes, botella temperatura ambiente refrescadas durante la noche en la ventana, etc.

En cuanto a el método, se sirven los seis vino que vamos pasando embolsados para no ver las etiquetas y como siempre, una vez tenemos todos los vinos servidos, vamos analizando vista, nariz y boca.

NOTAS DE CATA

 

Vino nº 1 – “Orange Wine” 2021 (Macabeo)
Marca: — Vino artesanal
Zona: Empordá
Tipo: Orange Wine
Añada: 2021
Grado: — Variedad: Macabeo

Este vino tiene un color anaranjado tipo “Pinking” que generalmente son accidentales al pasar el vino blanco por mangueras o depósitos que han tenido vinos tintos y no se han limpiado. Aunque es un defecto, no es un defecto grave pero en este caso ha podido ser provocado siguiendo una serie de procesos durante la elaboración que según creemos coincide con lo que su autor nos explicó en la primera cata del curso.

A la vista, el color naranja sí que lo tiene, y aunque tira más un dorado de un blanco oxidado que a un color de los denominados modernos. En cuanto al brillo, está algo velado por tratarse de un vino natural sin filtrar.

En nariz lo primero que nos llama la atención es el acetaldehído, huele a vino oxidado correspondiente con su color ámbar, también aquí, pensamos que puede ser provocado, como en los vinos brisados macerados con los hollejos sin raspones ni pepitas. Aun así, lo que predomina es el acetaldehído, tipo pasas o manzana aunque también se percibe olor a pegamento, olor a acetato de etilo.

En boca, el primer trago es dulce y caliente, con cierto cuerpo y equilibrado. No corresponde del todo con lo que hemos olido, es hasta agradable, y tal vez, por la hora que es, o porque a mí que me gusta el vermut, este vino me pide otro trago, me parece algo diferente.

Atando cabos ya descubrimos que efectivamente se trata un experimento de vino rancio hecho por uno de nuestros compañeros con la variedad macabeo (viura) en la zona de Empordá, cosecha 2021.

 

Vino nº 2 – Escursac
La bodega: Bodegas Galmés i Ribot
Zona: Santa Margalida
Tipo: Tinto
Añada: 2021
Grado: 11% vol.
Variedad: Ve d´avior

Continuamos con el segundo vino que cambia por completo respecto al anterior, tenemos un vino tinto pero sin color, es de capa baja, no llegará a las 5 puntos de color. Respecto al tono, es muy juvenil, conserva muchos azules, todo el borde se ve perfectamente violeta. En cuanto al brillo, sin llegar a estar velado, si se nota que esta algo sucio posiblemente debido a que es un vino de elaboración casera y sin estar filtrado.

En nariz, la primera sensación de este vino no es agradable, huele bastante a suciedad, a cueva, a depósito viejo… tal vez sea por un descuido en la elaboración o porque no se tienen o no se quieren emplear medios para evitar contaminaciones. EL olor en conjunto es raro, es una mezcla de sulfhídrico con sulfuroso y con cartón mojado.

En boca también es algo diferente, lo primero que se nota es que sabe al mismo sucio que huele, lo siguiente es que es muy acuoso, demasiado para ser un vino y por último, te pega un golpetazo súper agrio en boca, el tanino que tiene es muy herbáceo a uva sin madurar, y me da la sensación de que incluso no haya fermentado aunque tampoco está mosteado porque no tiene nada de azúcar. Es un vino raro, da una sensación de haber mezclado agua con ácido tartárico y haber quedado algo muy flojo.

A prácticamente nadie de la sala le deja indiferente este vino, pero es entonces cuando su autora Cati Ribot presente entre los participantes nos explica que es un vino natural, ecológico o como lo queramos llamar.

Es un vino mallorquín de la variedad Escursac autóctona de la zona elaborado completamente sin sulfitos, controlando en todo momento la atmosfera reductora para poder trabajar de ese modo y siendo por eso por lo que el vino huele así.

Además, a propósito, realiza una vendimia temprana, por lo que el vino queda con 11%Vol.  fermentación en tinaja de barro, después pasa un tiempo en inoxidable para acabar la crianza de nuevo en barro rojo. Un vino para un público muy concreto y del que la elaboración no es masiva, pero del que la autora está muy orgullosa y nada sorprendida por nuestras reacciones.

Este vino ya se comercializa en bodegas especializadas, está dentro de la D.O. Pla i Llevant, tiene certificación ecológica y su precio está en torno a los 8,50 €. También nos habla de la etiqueta, que está diseñada por una artista local y que recuerda a una botella de refresco que se vendía en la isla en los 90s.

 

Vino nº 3 – Rincle – Alfaro (Tempranillo – Garnacha)
La bodega: Artesanal
Marca: Rincle
D.O.: Rioja
Tipo: Tinto
Añada: 2021
Variedad: Tempranillo – Garnacha

Este vino al menos en color ya se parece un poco más al anterior aunque ya tiene algo más de color, estará en torno a los 6-7 puntos por lo que podemos decir que tiene una capa media. En cuanto al tono, sin tener amarillos es muy diferente con el vino anterior porque no tiene ningún azul todo lo que vemos son tonos granates, es un buen color pero tampoco sabemos la añada a la que pertenece por lo tanto no sabemos si está o no evolucionado demás. En cuanto al brillo, está bastante limpio.

En nariz lo primero que nos recuerda es a caramelo tipo toffee, tipo Werther`s Original, mantequilla, diacetilo…, a esa primera olfacción le siguen otras secundarias menos presentes pero tampoco buenas a etanal, sulfhídrico y un poco a fruta madura, eso sí, hay que buscarla.

El paso por boca nos deja de nuevo una sensación parecida a la del anterior vino, un tanto acuoso aunque para nada agreste como el anterior, sale una acidez media que pica por los costados por un tanino verdoso tal vez por haber estrujado demás o por estar extrayendo polifenoles demasiado tiempo sin estar la uva en un perfecto estado fenológico.

Como en los dos anteriores ya habíamos desvelado los intríngulis de los vinos en este tercero y en los siguientes también lo haremos así, este es un vino de un compañero de la zona de Alfaro en la Rioja, aún sin comercializar. Según cuentan los compañeros en este vino el año pasado tuvo un problema con el sulfuroso por haber multiplicado la dosis por 10 y entre lo que va aprendiendo y lo que va experimentando con alguno de los profesores del ciclo ha conseguido tener un vino bebible.

Las variedades son Tempranillo y Garnacha muy de La Rioja claramente identificado por su nombre que es un derivado de rencle y es como se llama a las hileras de vides en la zona de Alfaro.

Vino nº 4 – Syrah
La bodega: Artesanal
Zona: Empordá
Tipo: Tinto
Añada: 2020
Variedad: Syrah

En cuarta posición tenemos un vino tinto con capa media-alta, todavía conserva algunos tonos azules, aunque predominan los granates y los rojo picota. Vemos también algo de turbidez, sin ser suciedad, se denota falta de brillo.

En nariz encontramos flores azules, membrillo, vainilla que tal vez sea por el uso de una barrica nueva, lirios, violetas… es agradable y diferente a lo que habíamos estado catando hasta el momento.

En boca el primer trago es un poco ácido, como que todavía no ha terminado de polimerizar los taninos, como que le faltase aun un tiempo en botella, tiene pinta de ser un vino que va a mejorar con el tiempo, porque tiene bastante cuerpo y una buena intensidad de sabor, sale el membrillo que habíamos olido y eso hace que nos guste a pesar de ese marcado tanino tal vez también salga algo de frutas ácidas por no estar del todo maduras.

Es un vino del mismo compañero de la zona de Empordá que nos había traído el “Orange Wine” al destaparlo vemos que está elaborado con la variedad Syrah, cosecha de 2020 por lo que podemos decir que está envejeciendo bien, ha estado según la etiqueta manuscrita durante 12 meses en barrica.

Este compañero además de ser bastante generoso por haber traído 2 vinos a catar, está haciendo cosas interesantes. ¡Gracias Enrique!

Vino nº 5
La bodega: La Laboral
D.O.: Rioja
Tipo: Tinto
Añada: 2021
Variedad: Maturana tinta

 

Es el vino sin ninguna duda con más color de la mañana, una capa muy alta y con una tonalidad que estará en unos 20 puntos con bastantes azules y un muy buen brillo.

En nariz sale sobre todo la ciruela, algo de torrefacto, café, cacao tostado que vendrá bien de la madera o bien de algún chip utilizado pero el conjunto es muy agradable, no huele nada a suciedad lo cual nos predispone a una mejor valoración sensorial.

En boca como decíamos, lo cogemos con ganas, pero ojo cuidado porque es muy grueso, es potente, ya vemos que es un vinazo de esos que lo vamos a notar en la bajada de esófago, aun así, es agradable pese a ser la una del mediodía y tener el estómago prácticamente vacío. Es un vino que pide claramente acompañarlo por un plato de cualquier cosa contundente. Es un vino muy equilibrado, en la relación alcohol/acidez como en la relación fruta/madera esta redondo en boca y se corresponde con lo que hemos olido en nariz. Se nota una buena madurez fenólica de la uva y que está muy bien trabajado. Se le podría llamar de vinazo, por su cuerpo fuerte y equilibrado.

Se descubre la botella y se desvela que es un vino realizado en la escuela por los alumnos y el control de los profesores de presencial con la variedad maturana tinta. Una muestra clara de que a veces no apreciamos lo que tenemos delante.

 

Vino nº 6 – Octogenarius
La bodega: Bodegas Gama
Marca: Octogenarius
D.O.: Rioja
Tipo: Tinto
Añada: 2021
Grado: 13,5% vol.
Variedad: Garnacha tinta

De nuevo un vino con una capa media-alta, buen color por tanto y también buen tono, aunque lago más evolucionado que el anterior porque en este caso solo vemos marrones-rojizos, pero no vemos amarillos ni tampoco sabemos la añada para saber si esa evolución es buena o mala. Respecto al brillo, es un vino que sin salirse del vaso, está limpio.

Los aromas que percibimos son menos intensos pero mucho más sutiles y muy gustosos, sale la fruta madura, el hinojo, el tomillo, especias y hierbas de terreno perdido (lleco en riojano).

En boca inicialmente tenemos una sensación de dulce y caliente, pero qué a su paso, se intensifica y sube mucho de potencia. Es agradable y pide seguir bebiendo porque se corresponde con lo que hemos olido y va ganando sabor, por retronasal suben los hinojos y el tanino que queda está madura, es agradable y bastante largo.

Destapamos la botella y el profesor nos cuanta algo más de este vino, es un vino de nuestra compañera Lorea, elaborado con garnacha vieja de más de 80 años (por eso lo de octogenarius) de la zona riojana de Cárdenas, uno de los pocos lugares donde la garnacha perduró tras la mala fama que le hicieron coger entre otras cosas por no mantener el color, lo cual en este vino es sorprendente y de nuevo vemos como haciendo las cosas bien se pueden hacer cosas interesantes. Es un vino que está en el mercado por un precio de aproximadamente 53 €, con una botella borgoñona que pesa un quintal, etiqueta al estilo clásico con la historia del vino y la bodega familiar, nos hace referencia a las cepas centenarias y a la producción de muy pocas botellas.

Va a parecer que me dejo sugestionar por el precio pero a mí ha sido el vino que más me ha gustado, aunque solo por no cargar con la botella no lo compraría 😉. Es broma, no me lo puedo permitir. ¡Gracias Lorea por cedernos una de las 2605 botellas!

 

Gracias también a nuestro profesor, por sus explicaciones y por su generosidad durante estas catas, donde no ha impuesto su criterio, sino que nos ha dejado expresarnos, animándonos a exponer nuestras percepciones porque aun siendo novatos, al menos yo, lo que olemos y catamos es lo que es. Además, nos ha amenizado las catas con sus diálogos de experiencia y nos ha regalado parte de su tiempo libre para la preparación y realización de las video catas.

 

Puntuación y conclusiones

TURNO MAÑANA
VINO 1 VINO 2 VINO 3 VINO 4 VINO 5 VINO 6
17 17 17 30 46 41
TURNO TARDE
VINO 1 VINO 2 VINO 3 VINO 4 VINO 5 VINO 6
22 19 39 54 68 70
TOTALES 39 36 56 84 114 111

Tras el análisis de los vinos estos fueron puntuados  del 1 al 6 en función del agrado con el vino.

Como podemos comprobar, muy poca variación de datos entre la cata de mañana y de tarde. Según la votación popular, tenemos 2 claros ganadores que son los vinos 5 y 6, el maturana tinta de La Laboral y Octogenarius de Bodegas Gamma, los 2 de Rioja

El tercer puesto es para el vino número 4, que destacó por la intensidad de su color y que merece esperar un tiempo en botella

Al final de la lista encontramos el vino número 2 que nos pareció, en general, un vino como muy neutro y con falta de cuerpo, a pesar de ser un vino que es buscado por un público fiel y cuya escasa producción se vende rápidamente.

Probando nuestros vinos. Tintos con madera.

PRELUDIO

En esta ocasión decidimos hacer una cata con vinos relacionados con nuestros propios alumnos, todos ellos tintos y con la madera como hilo conductor, además para abrir boca comenzamos degustando un vino blanco aportado por Mari José, el cual tenía especial en que probásemos ya que interviene en su proyecto familiar. Y así hicimos:

 

ZABDI TXAKOLI – HONDARRIBI ZURI

Añada: 2020 / 12,5 % vol.

Región: Getaria

Bodega:  Zabdi wines, D.O. Getariako Txakolina.

Se trata de un txakoli de una viña conducida en parral, orientada al norte en “primera línea de playa” desde donde se ve el famoso ratón de Getaria. Fuerte pendiente casi al límite de la mecanización lo cual evita el encharcamiento que sería de esperar con más de 1500 litros anuales de precipitación. Para evitar erosión cuenta con una cubierta vegetal en la ladera que desemboca en el mar cantábrico con vistas al ratón de Getaria.

Elaboración: Vendimia manual en cajas, despalillado y posterior estrujado. Fermentación alcohólica controlada a baja temperatura en inoxidable siempre lleno de 1.500 litros con control exhaustivo de temperatura 15-17 grados.

Presentación: muy cuidada en botella bordelesa, con cápsula genérica y etiqueta con relieve de temática marinera (rosa de los vientos). Contra traducida a tres idiomas; ingles, euskera y español.

Fase visual: tono pajizo claro, con ligero toque rosado, sin burbuja, brillante y limpio.

Fase olfativa: aroma de intensidad media, levadura, pelín oxidación, cítricos, membrillo, cascara de avellana. Resulta más serio que los Txakolis actuales.

Fase gustativa: en boca rápida sensación dulce que deja paso a elevada acidez un tanto metálica, con cuerpo (buen trabajo con lías), toques a almendra amarga, manzana verde. Final de boca levemente amargo con recuerdo salado. A algunos les recuerda vinos tipo manzanilla.

Algunos compañeros norteños, más avezados en txakolis, coinciden en pensar que recuerda al txakoli clásico, de hace 15 años, antes de la generalización de levaduras secas activas, que inducen floralidad en cualquier blanco.

 

CATA COMPARATIVA TINTOS CON MADERA

Ahora vamos por la cata comparativa, vamos a catar 6 vinos tintos con distintas estancias en madera de añadas similares, salvo uno notablemente más viejo, pertenecen también a distintas denominaciones (Rioja, Toro, Castellón, Aleya) e intervienen distintas variedades de uva (Tempranillo, Sirath, Merlot).

La cata se realizó en 4 turnos, con las botellas ocultas y desconociendo los catadores el vino a catar. Evidentemente, al ser vinos elaborados o relacionados con los catadores, teníamos toda la información sobre ellos, si bien esta se reveló al final de la cata.

 

VINO 1: BONS VEINS – MERLOT

Añada y datos técnicos:  13,5 % vol.

Región: Caroler. DO ALELLA

 

Se trata de un vino elaborado por el alumno Paul Arnau, en su bodega garaje de Caroler, se trata de su primer vino pasado por barrica y el nos cuenta el proceso ejecutado.

“El campo se encuentra a escasos 4 km del mar, y está a una altitud de 200m, sobre su nivel. La plantación se hizo después de aplanar el terreno, escarbando directamente la roca madre, hace unos 20 años. Esto produce un desequilibrio de suelos; muy pobre y rocoso en el lado escarbado y más rico y profundo en el otro lado y a ambos lados del desagüe. La tierra es de “sauló”, granito descompuesto ligeramente ácido. Es un suelo arenoso o franco arenoso, de alta porosidad, aireado y de color claro, con buen drenaje y permeabilidad, con niveles bajos de materia orgánica, y poca capacidad de retención de agua y nutrientes, así como buena capacidad de retención de la irradiación solar.”

Elaboración:

“La uva, de gano pequeño y de buena madurez, aunque desequilibrada en algunos rincones del campo, se vendimió a mano, en cajas de 15-20 kg. La uva, una vez transportada a la bodega, situada al lado del campo, la despalillamos y fermentamos en acero inoxidable con LSA, sin acidificar. La fermentación tubo un control de temperatura rupestre, un poco descontrolado (llegando a 30 grados, o más) y se trabajó el sombrero con bazuqueo manual, una o dos veces por día. Se prensó ligeramente con prensa vertical manual e hizo maloláctica en depósitos de inoxidable. Medio año más tarde, pasó 6 meses en barrica de roble francés azuelada y finalmente 5 meses en botella, donde entró con un ligero filtrado de desbastado, sin clarificar. A nivel analítico, tiene un pH de 3,5 con acidez total tartárica de 6,4 y un IPT de 75”.

Presentación: botella bordelesa con etiqueta muy artística.

Fase visual: capa muy alta, brillo mateado no clarificar, el color es granate con toques violáceos altos.

Fase olfativa: Intensidad media, destacan aromas herbáceos, algún recuerdo a pimiento verde (pirazina), no fruta, regaliz, esmalte de uñas.

Fase gustativa: Nada dulce, mucho cuerpo, acidez marcada, amargor, toques verdes, muy largo en boca, con final caféico, seco, con taninos viejos dulzones.

Es un vino algo difícil, la acidez no está integrada y el amargor recuerda fruta no muy madura, tal vez sobre-extraída. Pensamos que necesita mas botella.

 

ViNO 2: GALAR RUIZ – TEMPRANILLO

Añada y datos técnicos:  2019 / 14% vol.

Región: DO RIOJA,

Bodega: D´GALAR RUIZ. Viñedo situado a 700 metros de altitud

Aportado por el alumno Victor Rubio, el cuenta su elaboración: “El vino procede de un viñedo situado a 700 metros de altitud en Cripán (Rioja Alavesa), perteneciente a su bodega familiar. La elaboración se hizo en 2019 con maloláctica en barrica, crianza posterior 8 meses también en barrica nueva de roble americano y embotellado en enero 2021 (hace 2 meses)”.

Presentación: botella borgoñesa con etiqueta negra y marca en dorado.

Fase visual: Capa media-alta, brillante, color rojo con matices violáceos.

Fase olfativa: Intensidad aromática media. Frutos rojos maduros, toques lácticos, canela y especias, destacando sobre el resto la madera; aromas a vainilla y coco característicos del roble americano.

Fase gustativa: Boca bastante equilibrada, con cuerpo. Sensaciones de fruta roja y largo final astringente, si bien denota madera nueva de calidad.

Como ya me había advertido Víctor, a este vino le falta claramente envejecimiento en botella, para que terminen de polimerizar los taninos y conseguir redondearlo, afinarlo. Un gran vino por terminar. Probarlo dentro de un año.

 

VINO 3: BANASTERO – TINTA TORO (3 MESES ROBLE)

 Añada y datos técnicos:  2018 / 13,5 % vol.

Región: TORO

Bodega:  Zabdi wines

Enólogo: Javier Marquínez, consultor enológico.

Aportado por Mari José Pérez, nos cuenta su elaboración: “La vendimia es manual en cajas y banastas, solo se despalilla la uva y posteriormente pasa por mesa de selección. Se descarga al depósito de acero inoxidable sin utilizar bomba de ningún tipo donde arranca la FOH y de ahí mediante bomba peristáltica pasa a barrica nueva de roble francés o mixta donde permanece durante 3 meses y realiza a su vez la fermentación maloláctica”.

Presentación: botella bordelesa, tapón de corcho natural y capsula genérica de color negro. La etiqueta está especialmente cuidada con relieve en cobre simulando el trenzado de la banasta que evoca el nombre del vino. Como complemento, sello bajo la etiqueta con el logo de la empresa. La contra describe la historia del vino y la viña de la cual procede.

Fase visual: Capa media-baja de color granate, con ribetes violáceos y brillante

Fase olfativa: Intensidad media-baja. Muy aromático,  con frutos rojos tipo frambuesa, también balsámicos, regaliz y un fondo especiado de madera, con un poco de pimienta negra.

Fase gustativa: En boca tiene cuerpo y frescura (acidez) con recuerdos minerales (tipo chispas de piedra) ,torrefactos y tanino maduro, con un final largo y leve astringencia.

Sorprende el trabajo realizado con la Tinta de Toro. Es un vino fresco, fácil de beber, muy equilibrado, que invita a repetir.

 

VINO 4: EL VIENTO SOBRE LA PIEL – SYRAH

Añada y datos técnicos:  2019 / 13,5 % vol.

Región: IGP CASTELLÓ.

Bodega: El plano del Águila, S.L.U.; cooperativa VIVER.

Elaboración: Aportada por la alumna Nuria Navarrete, sabemos que el viñedo esta ubicado a  670 metros de altitud, recolección manual, fermentación alcohólica a 22º y paso por barrica de roble francés 4 meses.

Presentación: Se presenta como un vino de parcela con el hastag vino de autor, etiqueta-contra unida, muy minimalista de color blanco y con la palabra “viento” en color rojo. Botella borgoñesa con tapón de corcho natural.

 

Fase visual: color rojo-granate con capa media, sin violáceos, limpio con brillo medio.

Fase olfativa: Intensidad aromática media y muy agradable la primera impresión. fresas, caramelo, con recuerdos a violeta, lila, característicos de la variedad. Agitando, más intenso, con toques a alcohol y tostados de la barrica y polvos talco.

Fase gustativa: En boca la acidez pasa desapercibida, caliente y dulzón, con mucho cuerpo, todo un vinazo. En boca es de largura media, fin de boca intenso con  buena madera y recuerdos a café y chocolate amargo.

Resulta un buen vino, con muchos matices, caramelo de violeta y muy buen final de boca. Echo a faltar algo mas de acidez.

 

VINO 5: BANASTERO – TINTA TORO (CRIANZA)

Añada: 2018 / 14,5 % vol.

Región: TORO

Bodega:  Zabdi wines

Enólogo: Javier Marquínez, consultor enológico.

Presentado nuevamente por Mari José

Elaboración: “Inicio de fermentación alcohólica en inoxidable y finalización en barrica, realizándose la fermentación malo láctica también en barrica. 12 meses en Barrica de roble francés”.

Presentación:  “La etiqueta es una modificación del Banastero 2019 donde aparece la misma como “descubierta” sobre un papel blanco rasgado simulando el envejecimiento del vino que pasa a ser un crianza. Botella, corcho, cápsula, sello y contra igual que el vino 3”.

Fase visual: Capa media-alta, brillante y limpio. Sorprende el color violáceo a pesar de su tiempo en barrica. De lagrima ligera y untuosa.

Fase olfativa: Intensidad alta, muy aromático, frutas maduras, moras negras, compota, higos. También ahumados, tabaco y torrefactos.

Fase gustativa:  Boca compleja, equilibrado en calor y acidez, maduro y con cuerpo resulta redondo y nada astringente. Poderoso, muy especiado. Largo en boca con recuerdos a regaliz y retrogusto a nuez.

Es un vino redondo, goloso y complejo (tanto en nariz como en boca) destacando la armonía de sus matices.

 

VINO 6: GLAREA – TEMPRANILLO

 Añada: 2006 / 14 % vol

Región: Rioja.

Bodega: Viñedos y Bodegas Glarea S.C.

En este caso, la presentación la realiza su titular, el alumno Chema Martínez Glera:

Elaboración: Su proceso me resulta familiar, ya que dirigí yo su elaboración, dado que Chema y yo colaborábamos por aquellos tiempos en aventuras comunes. Fermentación alcohólica en depósito, 14 meses de crianza en barrica de roble francés y americano y 16 meses en botella previos a su salida a mercado, ahora lleva unos cuantos meses más. Como curiosidad fue estabilizado con mano-proteínas, cuando esta era una técnica incipiente, no existiendo precipitado en la actualidad.

Presentación: La etiqueta es de línea moderna y elegante; color negro con dibujo simulando uvas en rojo e integrado el nombre del vino en gris plata. Botella bordelesa, con capsula personalizada y corcho técnico 1+1 normacorc.

Fase visual: Capa media alta, color granate, tonalidad caida, pero menos de lo que  era de esperar dada la añada (15 años). Por tanto, muy correcto y brillante.

Fase olfativa: Intensidad media-baja. Aromas balsámicos que recuerdan a la menta, bosque y membrillo maduro, ligera oxidación y sin vestigios de fruta fresca.

Fase gustativa: Vino con cuerpo y equilibrado, con acidez y grado. Tanino dulce y agradable, sin amargores ni desequilibrios esperables por su edad. Largo con final de boca ligeramente tánico y dulzón.

Me sorprende gratamente que se conserva muy vivo para su edad y  lo bien que ha aguantado los años.

Como decía un buen amigo mecánico de pueblo, cuando pasaba un avión: “Lo que hacemos los mecánicos”.

 

RESULTADOS DE LA CATA

Como ya comentamos la cata se realizó en 4 turnos de hasta 10 personas, realizándose 2 de ellas a las 12:00 Horas y las otras 2 a las 19:00 Horas en diferentes días. Los vinos se puntuaron de 1 a 6, sin repetir dígito, correspondiendo el 6 al vino mejor apreciado. Veamos ahora los resultados obtenidos.

CATA Nº 1 CATA Nº 2 CATA Nº 3 CATA Nº 4 TOTAL FINAL PUESTO
Nº participantes 10 10 8 7
Hora de realización 12:00 19:00 12:00 19:00
VINO 1: BONS VEINS 19 15 11 8 53
Vino 2: GALAR RUIZ 22 22 22 20 86
VINO 3: BANASTERO – (ROBLE) 46 44 28 21 139
VINO 4: EL VIENTO SOBRE LA PIEL 28 41 29 25 123
VINO 5: BANASTERO – (CRIANZA) 56 55 42 36 189
VINO 6: GLAREA 39 33 40 37 149

Hay que tener en cuenta que este sistema de puntuación es muy adecuado para separar las muestras, pero de la misma forma las puntuaciones no reflejan las distintas calidades de los vinos de forma proporcional.

  • El vino ganador indiscutible es el vino 2. Banastero Crianza, obtiene una puntuación diferenciada y es ganador en 3 de las rondas.
  • El segundo ganador, el Glarea  2006, cautiva también a muchos en todas las catas. Queda victorioso en una cata , segundo en otra, tercero y cuarto. Ocupa como veis diversas posiciones en cada cata.
  • El tercero en la liga, Banastero Roble, es también muy estable, quedando 2 veces el segundo y también tercero y cuarto.
  • Los resultados coinciden con mis puntuaciones, con lo que me confirmo como catador medio y me pongo una insignia.
  • No se encuentra correlación entre los resultados obtenidos y las distintas horas de realización de la cata, como se ha visto en otras ocasiones.
  • En este caso, la correlación aparece entre los distintos días de cata.
  • El día 09-03-21 los resultados son similares por la mañana y por la tarde, gustando primero el vino 5 y segundo el vino 3.
  • El día 16-03-21 los resultados son distintos, gustando principalmente el vino 5 y el vino 6, casi igualados, obtienen puntuaciones similares y ganan una cata cada uno.
  • Me voy al calendario biodinámico del 2021 a ver si encuentro explicación, El día 09-03-21 era día de raíz y de flor y día 16-03-21 era día de fruto y de raíz. La diferencia esta en que el primer día era de FLOR y el segundo de FRUTO.

Veamos en que nos afecta esto según la biodinámica:

  • Día de la raíz: los elementos que gobiernan son de tierra. Propicio para destacar la mineralidad de un vino y su carácter tánico.
  • Día de la flor: la luna está en constelaciones de aire. Las manifestaciones olfativas y gustativas son florales.
  • Día del fruto: la luna está en constelaciones del elemento fuego. El vino consigue más expresión frutal y se realza la adaptación al terroir.

¿SERÁ ESTA LA EXPLICACIÓN DE LOS RESULTADOS OBTENIDOS  o ¿SERÁ OTRA?

El Meu Primer PRIORAT

La Bodega elegida esta vez, es Vall de Llach, y tengo que admitir, que fue de casualidad, ya que cuando me decanté por esta Denominación de Origen no conocía ninguna bodega ni ningún vino de esta zona. Para comprar el vino fuí al Corte Inglés y cuando leí el nombre de la etiqueta me enbaucó y fue lo que hizo que optase por ella.

Celler Vall de Llach se creó a principios de los años 90 por el cantante Lluís Llach y el notario Enric Costa en Porrera, dos amigos de la infancia nacidos en la comarca del Empordà. Curiosamente, ni Costa ni Llach suelen beber alcohol, y la fundación de la bodega fue más un acto de apoyo a la economía local de Porrera, sobretodo tras las riadas que habían asolado la región y que pusieron en jaque a no pocas familias que tenían en la agricultura su principal medio de vida.

Merece la pena visitar la sede de Vall Llach, que se halla en Cal Valdrich, una de las casas rurales más antiguas de Porrera. La casa ha sido reformada al detalle en los últimos años e incluye rincones realmente íntimos, como el espacio dedicado al poeta Miquel Martí i Pol, que había sido un gran amigo de los propietarios.

La bodega ha adquirido en propiedad una selección de viñas de entre 60 y 90 años, de cariñena y garnacha que aseguran un mosto exclusivo, son las principales variedades aunque hoy en día comparten el protagonismo con el Merlot, el Cavernet Sauvignon y el Syrah. Las acciones y procesos que se imponen son el rigor y la calidad. La combinación medida de tradición y de las más altas tecnologías se aplica rigurosamente en todos los procesos creativos del vino: cultivo, vendimia, fermentaciones, maceración, prensado, reposo y embotellado.

El carácter único del Priorat permite a este referente del vino catalán ofrecer unas botellas verdaderamente fascinantes y exclusivas.

Apostamos por la microproducción controlada de nuestras fincas y «trossos» con el objetivo de que la calidad prevalga siempre por encima de la cantidad.

CELLER VALL LLACH

Ubicación de la bodega por si os apetece conocerla:

PRIORAT

SI OS APETECE CONOCER MÁS ACERCA DE LA DOC PRIORAT DESCARGAR EL SIGUIENTE POWER POINT:

La tierra del Priorat es un poema de pendientes y hondonadas, una piel de sombras y luces que hablan del esfuerzo secular de sus habitantes. Un lenguaje de cimas y depresiones, de márgenes y roquedos que expresan las dificultades que las vides tienen que superar para ofrecer su tesoro. Estas condiciones adustas, casi salvajes, con un clima poco temperado y una pluviometría escasa, son las que otorgan a la bodega de Porrera el privilegio de obtener uno de los mejores mostos del mundo. El Priorat hace de la relación del ser humano con la tierra, un delicado equilibrio entre el esfuerzo de un cultivo durísimo y el disfrute de unos resultados únicos. Cuando caminas por los viñedos de “llicorella” (pizarra), comprendes que estás pisando uno de los factores más apreciados del Priorat y la clave más secreta de la calidad de sus vinos. La vid y sus raíces, buscan y penetran las minúsculas rendijas entre los trozos de “llicorella”, entrando en una extraña relación de amor y odio, de supervivencia.

La abrupta comarca del Priorat (Priorato en Español)  se encuentra en la provincia de Tarragona.  Al sur del río Ebro y a unos 25 kilómetros del mar, se trata de una región en la que el terreno se ondula como un acordeón.

La región vinícola del Priorat convive con la de Montsant. El Priorat cuenta con 1800 hectáreas de viñedo y es muy difícil que pueda crecer o extenderse. De un lado, el propio relieve dificulta la plantación de viñedo en las zonas más escarpadas. De otra parte, la denominación vecina de Montsant envuelve como si de un anillo se tratara al Priorat.

Muchos de los viñedos más antiguos, se ubican en laderas muy escarpadas, donde el trabajo de la vendimia resulta muy complicado y a los que sólo animales y el hombre pueden acceder: terreno imposible para la mecanización.

Pero, Como Se Llama El Vino???

embruix (embrujo)

Como ya he comentado, el motivo de la elección de este vino fue su nombre, de ahí la importancía de la elección de los nombres para los vinos, me embaucó, me cautivó, me dío intriga probarlo y realizar la cata, embruix (embrujo) su nombre me pareció diferente, curioso, interesante, aparte verlo escrito en minusculas me pareció intrigante y raro a la vez, pensé que llamar así a un vino tendría un motivo. Una vez lo compré y empecé a indagar en él pude corroborar mi primera impresión, es un vino que dicen que desde el primer sorbo te embauca, que está elaborado con los viñedos más jovenes de la bodega, (entre 6 y 12 años) y que no te no te deja indiferente. Cuando hablemos en la cata sabreis si fue así o si por el contrario fue un vino que no me dijo nada.

Como vereis el trabajo de investigación es fundamental para poder realizar un análisis en condiciones.

El trabajo en que hallamos placer cura la pena que causa.

(William Shakespeare)

3, 2, 1 AL LIO!!!

Fase Visual

Que importante es que cuando buscamos un vino nos entre por los ojos, por el motivo que sea, nuestro primer contacto con la botella van a ser los ojos así que creo necesario tener esto en cuenta a la hora de elegir todo lo que la envuelve, el nombre, la etiqueta, la botella propiamente dicha, cápsula… Si algo nos llama la atención lo elegiremos, si no lo descartaremos sin darnos ni cuenta por eso para que esto no ocurra creo que es fundamental pensar en los que lo van a comprar en nuestros futuros compradores, ponerse al otro lado y darle una vuelta.

Como vemos en este primer video, la botella que utilizan es la bordelesa de 75cl, con un encapsulado de estaño bastante simple, del mismo color que la etiqueta, es decir, gris azulado. El corcho utilizado es 100% natural, huele sorprendentemente bien, con el anagrama de la bodega y la añada serigrafiadas en él. En el anverso de la botella a primera vista vemos dos etiquetas, en la parte de arriba una mas grande bicolor, combinando gris y azul claro, en la que simplemente aparece el nombre del vino (embruix), con el nombre la bodega ( Vall de Llach), la añada (2018), cuando se embotelló (2020) y el lugar (Porrera). Justo debajo de esta hay otra bastante más pequeña, del mismo color gris, en la que nos dicen que es un vino de la DOC Priorat, con 15%vol, de 75cl, producto de España, y que contiene sulfitos. En el reverso aparece el codigo de barras, y la contra etiqueta del Consejo Regulador de la DOC Priorat, garantía de origen. (También lo podemos apreciar en las fotografias de la parte de arriba). Me sorprendió que no apareciese por ningún lado, la o las variedades utilizadas para su elaboración así que una vez más tuve que investigar por internet y pude saber que la Cariñena (35%), Garnacha (20%), Merlot (20%), Syrah (20%) y Cabernet Sauvignon (5%) son las elegidas para su confección.

En este segundo video lo que vemos es que al servir la copa se aprecia una capa de intensidad media-alta, con una intensidad de color de 7 sobre 10 y contemplamos un vino limpio, brillante, en el que el color nos recuerda a una cereza picota.

Fase Olfativa

Mi primera impresión cuando me acerque la copa a la nariz, sin haberla movido, fue una sensación muy agradable, potente y bastante persistente, los aromas destacados fueron los minerales y los especiados, pero también sobresalía un aroma a cereza madura.

Al mover la copa esos aromas se hicieron todavía más potentes y más notorios lo cual me encantó, siguieron estando por mucho rato ya que la persistencia en nariz, fue larga.

Fase Gustativa

En boca el primer impacto fue de potencia, según va recorriendo tu lengua, paladar… vas sintiendo una sensación muy agradable, y a pesar de que se trate de un vino de 15%vol esta muy equilibrado en cuanto a alcohol y acidez se refiere, es un vino que lo sientes vivo, con un cuerpo estructurado, y con unos taninos con una astringencia que no pasa desapercibida.

Los minerales te transportan al terruño, te llevan al Priorat a esas pizarras, las notas especiadas sobresalen bastante y por último esa cereza picota madura le da un toque muy especial y muy gustoso.

La persistencia de esos gustos es muy larga y en cuanto a calidad yo diría que es un vino fino y elegante.

En boca, no me deufradó, era mi primer vino del Priorat y la verdad es que me apasionó, como dije cuando la compré, el nombre me embaucó y tengo que decir que el vino me sorprendió para bien, como descubrí cuando indagué no te deja indiferente.

Para Terminar

Mi nota para este vino es de 18 sobre 20, mi sorpresa ha sido tal, que seguiré catando vinos de esta bodega y de esta denominación, ya que me ha encantado. Me ha parecido fácil de beber, y muy recomendable.

Su precio fue 17E la botella, la verdad que en principio me pareció un poco caro, pero una vez degustada la botella y conociendo el trabajo que hay detrás mi puntuación es de 7 sobre 10.

Se recomienda maridar con Guisos de carne / Filete a la pimienta / Embutidos ahumados

Que os ha parecido???? Me encantaría conocer vuestra opinión!!!

Vinos de mesa que alegran el día.

Estantería hipermercado

Es viernes, última hora de la tarde y bordeando el toque de queda (maldito Covid19) hay que hacer la compra.
Ya con todo lo necesario para sobrevivir una semana mas en el carro me dispongo a ojear el pasillo que despierta ilusiones entre los jóvenes un sábado por la noche.

Las estanterías están repletas de botellas de todos los colores, graduaciones y formas pero la mirada me lleva directamente al apartado de vinos donde de forma sutil me voy acercando como una leona acechando a su presa. ZAS! no hay tiempo de reaccionar, dos botellas de vino tinto caen al fondo del carrito sin que nadie se percate.

Solo queda huir del lugar del crimen y la parte mas difícil de todas, pagar. Van sonando los pitidos de la caja registradora aunque no parece importarle a nadie, saco la cartera la deslizo por el lector y me voy.

Un rato después ya en casa y con el vino refrigerándose medito sobre la aventura del día de hoy con la única intención de hacer esta maravillosa cata de dos vinos de mesa de hipermercado que os traigo hoy:

 

Vinos seleccionados para la cata

Vino tinto monovarietal Syrah, Mar de Uvas. Sin D.O.

Bodega, Viña Tridado. (Tarragona)
Grado alcohólico, 13,5%.
Añada 2019.
Precio 2,4€.

En este caso nos encontramos ante un vino embotellado “por para”, sin más datos que los que podemos observar en el reverso del envase y sin posibilidad de descubrir al artífice del producto, estilo de vinificación o procedencia exacta.

A primera vista no destaca del resto, botella bordelesa, una etiqueta corriente con ligero relieve  y encapsulado morado.

La primera razón de su compra, la variedad de uva impresa en la parte frontal (No me puedo resistir siendo Syrah). La segunda, la novedad del producto, con algo menos de un año de cara al público es tentador probar vinos con pocas referencias.

Una vez abierto, con un cierre de corcho aglomerado que se desmenuza ligeramente al contacto con el sacacorchos se asoman los primeros aromas.

Ya en la copa puedo apreciar que es un vino límpido, de color cereza intenso no demasiado brillante y capa media.

Pasando a la fase olfativa, sin detectar ninguna anomalía a copa parada la primera impresión es agradable. Es un vino ordinario, con aromas primarios afrutados aunque de corta duración.

En movimiento el vino gana intensidad pero sin apreciar evolución alguna o quizás con toques demasiado sutiles que no me permiten descifrar el contenido.

En el apartado gustativo una primera impresión buena, tiene un toque dulce y untuoso.
De acidez viva sin ser excesiva y una potencia alcohólica suficiente, es redondo con taninos
maduros, algo suaves para mi gusto.
En retronasal se queda algo débil en cuanto a intensidad.

Como impresión final diría que estamos ante un vino armónico, con un posgusto directo de
persistencia corta y aunque sea un vino común de mesa está muy por encima de la media
que podemos encontrar en un hipermercado.

Excelente calidad/precio, sin duda para el día a día es un vino que no debería faltar en la despensa y que seguramente guste a la mayoría de comensales.

Haz click aquí y te subo al análisis del Merlot, es gratis

Vino tinto monovarietal Merlot, Mar de Uvas. Sin D.O.

Bodega Viña Tridado. (Tarragona)
Grado alcohólico, 13,5%
Añada 2019.
Precio 2,4€

Es el momento de hablar del hermano “menor” de este par de vinos, personalmente no lo había catado hasta este momento y he quedado muy sorprendido en la rivalidad que hay a la hora de escoger al hijo predilecto y ganador.

Como en el vino anterior, la presentación es la misma cambiando tan solo el color del
encapsulado que en este caso es de un color rojizo.

Presentado en su copa tiene un color granate con capa baja. Es un vino brillante y limpio
con un matiz e intensidad claros.

En nariz sorprende, a copa parada ya se notan una serie de aromas primarios a fruta
bastante marcados. En agitación todavía más, muy destacado en este aspecto.

Una vez en boca es un vino ligero y fresco, de poca aspereza quizás se echa en falta un
tanino más marcado aunque este se encuentre maduro.

Como conclusión es equilibrado, un poco más de cuerpo y posgusto no le iría mal pero en
general un vino destacable igual que su hermano por la relación calidad precio que tiene
siendo un vino de a diario.

Nota extra, tras una segunda cata olfativa aparecen notas a regaliz y curry en retronasal,
siendo el primero más persistente y el segundo un toque fugaz pero intenso a especias.

Al final solo puedo añadir que es un agradable descubrimiento, tanto el Merlot en este caso como el Syrah que sin ser vinos de gama alta pueden plantar cara y sacar pecho ante otros vinos que cuesten tres y cuatro veces más.

Vaya que rápido, ¿has leído ya el análisis del Syrah? Haz click aquí.

Llegamos al final de la cata y me despido de todos con un brindis a vuestra salud, espero que os haya gustado. Os dejo unas mini-encuestas por si queréis valorar los vinos.

Osca, Somontana Crianza

Estas navidades paseando por un supermercado me pare en la sección de vinos y me encontré este vino, creo que como a muchos consumidores actuales me llamo la atención la etiqueta ya que con el color azul con toques dorados resaltaba sobre el resto de vinos de la sección, donde la mayoría de las etiquetas eran elegantes y con fono blanco.

Osca

Bodega Somontano

Añada 2015

Crianza: 12 meses en barricas de roble americano y francés

Grado 14%

Historia de la bodega

A 20 km de Barbastro, capital del Somontano –provincia de Huesca, Aragón, España…– se encuentra Ponzano, hace de pórtico de entrada a esta tierra de vinos. Desde las lomas de Ponzano o desde la restaurada ermita de San Román, la vista se pierde entre las viñas, los olivos y el secano, una vista que, regalada de matices, gana en sosiego y paz a medida que se prolonga la contemplación…

Nuestros viñedos abarcan 30 hectáreas de suelo arcilloso calizo, siempre en cultivo de secano y, como contamos, conviven con carrascas, olivos y cereales por encima de los 530 m de altitud, la zona más alta del Somontano. Se ve llover lo justo (y necesario). Las precipitaciones rondan los 500 y 600 mm anuales y los cielos grises se alternan con la abundante luz dorada que nutre y calienta la cepa de tempranillo, garnacha, moristel, syrah, merlot o cabernet sauvignon, variedades tintas de nuestros viñedos, o las Chardonnay, Macabeo, Gewurztraminer y garnacha blanca entre las variedades blancas, para una producción anual de 200.000 kg de uva

La humildad en la producción se traduce en los 1.500 hectólitros anuales, cuidados celosamente y de forma absolutamente artesanal eso sí, en pequeños depósitos de acero inoxidable de sólo 10.000 litros de capacidad y criados con todo el cariño y conocimiento del que somos capaces en 360 barricas de roble francés (60%) y americano (40%) que duermen al abrigo de cientos de años historia, susurradas por perfumes medievales y la responsabilidad de largos años de cultura, aprendizaje y pasión familiar por el vino.

Así, los tintos jóvenes, rosados y blancos convivirán con crianzas, reservas y el único gran reserva de Somontano, fruto del coupage más elaborado o de los monovarietales Moristel, garnacha blanca y tinta, merlot, syrah y gewurztraminer.

En cuanto al futuro de nuestros vinos, se presenta con un complejo bouquet donde destacan las notas de eucalipto o los frutos rojos de la garnacha, buque insignia de la bodega y variedad sobre la que se centra gran parte de nuestro esfuerzo y experimentación que verá sus frutos –nunca mejor dicho– en las próximas añadas.

Nuestros caldos son redondos, como nuestra imagen, que busca desde la humildad, la perfección del círculo, la suavidad de las formas y la amabilidad en el trato a nuestra materia prima… La “O” de Osca nos identifica, nombre que tiene su origen en un profundo amor y respeto a nuestra tierra en la que desde la defensa de lo local hemos tenido siempre vocación universal, no en vano nuestros vinos exportados alcanzan el 20% y estamos orgullosos de que hagan un poco más felices los comedores de suizos, americanos, alemanes, chinos, etc… En realidad, pensamos que el trabajo bien hecho no tiene fronteras.

Catas descriptivas

Visualmente es un vino brillante de un intenso color granate rojizo donde no se aprecian matices azules. Intensidad media-alta

Olfativamente presenta mucha intensidad al añadirlo a copa, percibiéndose aromas a frutos rojos, del tipo frutos del bosque. Cuando desaparecen los primeros vapores se perciben los aromas a madera.

Gustativamente se notan los aromas dulces de los frutos, pero según avanza el vino se aprecia acidez. Presenta un sabor largo que perdura en el tiempo y va calentando el pecho, quedando al final una ligera astringencia y picado.

Nota de la cata 86 puntos

Conclusiones: Es un vino tinto redondo perfecto para acompañar carnes y para una buena sobremesa, su sabor es agradable con toques de frutos rojos y madera.