He decidido catar este vino por la peculiaridad del tipo de roble que utilizan para su crianza, la crianza de este se realiza en barricas de roble español (Quercus Robur). Un roble muy poco extendido en la actualidad en el mundo enología, sobre todo debido a su escasez. Pinna fidelis roble español es un vino de “autor” elaborado en Ribera del Duero del que sólo se hacen 1.500 botellas.

BODEGAS PINNA FIDELIS

El nombre de la bodega homenajea con su nombre en latín a su localidad de origen: Peñafiel. Nace en el 2001 como fruto de la pasión vitivinícola de unos amantes de esta tierra situada en el corazón de la Ribera del Duero. La tradición centenaria de Bodegas Pinna fidelis, heredada de padres a hijos y marcada por el carácter de la variedad Tinta del País, encontró así un nuevo camino para acercar al consumidor unos vinos de excelente calidad con la producción de vinos criados en barrica. La bodega da protagonismo a la fruta matizándola con crianzas muy cuidadas para conseguir vinos emsamblados, ambles y elegantes.

EL VINO

Pinna fidelis roble Español es un vino del que se elabora una edición limitada y pequeña cantidad, en este caso solo se elaboraron 1.500 botellas (5 barricas bordelesas), siempre en añadas escogidas, para criarse 14 meses en las barricas de Quercus robur procedentes del norte de españa, concretamente del Pirineo Navarro. Los viñedos tienen una baja producción y la uva es cuidadosamente vendimiada a mano y seleccionada, lo que da origen a un vino fresco en boca, con buena acidez y muy aromático.

Tipo: Vino tinto Región: Ribera del Duero

Variedad: Tinta del País Grado: 14,5%

Tamaño: 750 ml (botella bordelesa) Añada: 2019

ROBLE ESPAÑOL

El roble español tiene características intermedias entre el francés y el americano pero con una mayor cantidad de compuestos aromáticos. También aporta al vino mejores propiedades para su crianza y evolución en botella, pudiendo alargar su vida. En España el roble se sólo se encuentra en el centro y norte de la Península Ibérica. El principal problema es que no existe una gestión forestal como la que se lleva a cabo en los bosques de roble francés. Este Quercus robur resulta equilibrado en su composición tánica y rica en compuestos aromáticos tan interesantes como el eugenol y la cis-whiskylactona. Dan resultado a vinos muy valorados con notas de tostado, torrefacto, café con leche, pudiéndose considerar una madera idónea para el envejecimiento de vinos de calidad.

CATA

VISTA: Rojo Picota muy cubierto, limpio, brillante y glicérico. NARIZ: Aroma de intensidad alta, frambuesa, fruta madura en compota, canela, cacao, café. Con el paso del tiempo aroma floral de violetas. BOCA: Potente carnoso, tanino dulce, glicérico y amable.

CONCLUSIÓN

El vino en cata me ha gustado mucho, tiene una complejidad aromática muy interesante y en boca tiene unos matices muy elegantes. La botella me ha costado 28,50€, me parece que es un precio bastante bueno teniendo en cuenta que es una edición limitada de 1.500 botellas (la mía la número 253) y que tiene crianza en un roble tan escaso, que entiendo tiene que encarecer muchísimo el precio de las barricas. Yo suelo ser consumidor de Vino tinto Ribera del Duero y este vino será de los que vuelva a comprar, un vino con cuerpo perfecto para quedar bien en una comida con amigos. Mi puntuación para este es de 81/100.